La Audiencia Provincial Civil de Madrid ha desestimado la demanda interpuesta por José María Aznar contra el periodista Graciano Palomo, colaborador de ELPLURAL.COM, por un artículo titulado "Lo correos de Blesa ponen al descubierto que Aznar exigía contrapartidas", publicado en El Confidencial.

La decisión de la Audiencia rectifica una sentencia firmada en su día por el juez de Primera Instancia número 4 de Pozuelo de Alarcón, Enrique Presa Cuesta.

La petición del expresidente a Blesa
En los correos electrónicos mencionados en el artículo de Graciano Palomo el expresidente del Gobierno pedía al entonces presidente de Cajamadrid, Miguel Blesa, íntimo amigo suyo, que la entidad comprara por 54 millones de euros unas obras del artista Gerardo Rueda,  también buen amigo de Aznar. Blesa intentó contentarle, pero el entonces director de la Fundación Cajamadrid, Rafael Spottorno consideró la cifra “totalmente disparatada”, ya que los especialistas consideraron que la colección no valía más de 1,8 millones.

El periodista no ofendió al político
La Sala recuerda la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en materia de Libertad de Expresion y Libertad de Información que prevalece ante el Derecho al Honor y considera que nunca en su artículo el periodista utilizó palabras denigratorias ni insultos contra el expresidente, al ceñirse al contenido de los correos electrónicos, de los que "se desprenden las gestiones del actor (Aznar), su insistenca ante el señor Blesa y la consideración por parte del señor Spottorno de que se trataba de un precio excesivo”.

Se trata de un personaje público
El tribunal entiende que Aznar “como expresidente del Gobierno, es persona de evidente notoriedad pública, lo cual cómo se indicaba, según la doctrina jurisprudencial amplia el ámbito del derecho a la critica a través de la libertad de expresión”.

Por esto y otros considerandos jurídicos de la Sala la Audiencia desestima la demanda interpuesta por Aznar contra Graciano Palomo