La Audiencia Nacional ha decomisado los yates de Marcial Dorado, en los que el narcotraficante paseaba a sus amigos íntimos, entre ellos el actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en la década de los 90, cuando el político popular era número dos de la Consejería de Sanidad.

Constructor de barcos
Dorado se inició en 1994 en el negocio de la construcción de barcos con la compra de Gallega Off Shore y Astilleros Hércules, con base en Ferrol. El contrabandista y narcotraficante usó algunos de sus yates, como el Menkalina o el Oratus, para pasear a sus amistades, a los que invitaba también a su casa de Baiona. Allí pasó varios días Núñez Feijóo en el verano de 1995, según desveló El País.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"27341","attributes":{"class":"media-image alignnone size-full wp-image-300333","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"750","height":"1072","alt":"Portada El Pa\u00eds"}}]]

El yate en el que paseó Feijóo
El Oratus, en el que paseó Feijóo junto a Dorado, como prueba la foto publicada por el citado diario, está en la lista de yates decomisados por la Audiencia Nacional, y estuvo implicado en una posible operación de narcotráfico en Baleares. Este y el resto de las embarcaciones podrán ser vendidos por el Fondo de Bienes Decomisados del Plan Nacional sobre Drogas.

Condenado a seis años de cárcel
Dorado fue condenado por la Audiencia Nacional a seis años de prisión por blanqueo de capitales procedente del tráfico de drogas cometido por una organización de la que él era el jefe, y, además, a pagar una multa de 21.500.000 euros.

"Inmensas cantidades de dinero" del tráfico de drogas
El tribunal concluyó que además del contrabando, el tráfico de drogas fue la otra fuente de “las inmensas cantidades de dinero que acumuló” Marcial Dorado desde los años ochenta. Una buena parte de los millonarios movimientos de capitales que documenta la sentencia se registraron a mediados de los noventa, la época en que el ahora presidente de la Xunta mantenía su relación de amistad con él. Feijóo aseguró primero que rompió la relación con Dorado alrededor de 1997, pero luego, tras conocerse la existencia de una grabación policial, tuvo que admitir que continuó hablando con el narcotraficante hasta 2003.