Fernando Mora, responsable de Sanidad del PSOE de Castilla-La Mancha Fernando Mora, responsable de Sanidad del PSOE de Castilla-La Mancha



“En el PP no entendemos cómo Cospedal mantiene todavía en su cargo al consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, un elefante en cacharrería que nos está haciendo perder las elecciones a pasos agigantados, si no las tenemos perdidas ya”. Declaraciones  a ELPLURAL.COM de un destacado miembro de la dirección regional del Partido Popular en Castilla-La Mancha, que dice lo que piensa la mayoría conservadora. Y es que nadie en el PP entiende que el polémico Echániz, catalogado como “bocazas” por el CSIF y reprobado por todos los colegios de médicos castellano-manchegos, se mantenga al frente del departamento que más presupuesto gestiona del Gobierno presidido por la también secretaria general popular.

330 días incumpliendo la ley
En este sentido, el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Catilla-La Mancha, Fernando Mora, reconocía en conversación con ELPLURAL.COM que: “Cospedal lleva 330 días incumpliendo la ley porque desde diciembre de 2012 no publica las listas de espera sanitarias, como exige el artículo 7 de la normativa que regula esta materia”, añade, “por mucho que oculten lo que ocurre, no va a dejar de ocurrir, y la verdad es que, aunque no estén publicando los datos nos llevan a pensar que las cosas siguen como hace un año”. Mora, además, denuncia que “todas las comunidades autónomas están publicando las listas de espera, menos Castilla-La Mancha; por algo será”.

Datos espeluznantes: 200.000, en la cola
En ese sentido, el portavoz de sanidad socialista asegura a este periódico que las cifras de pacientes esperando a ser atendidos en Castilla-La Mancha “rondan los 50.000 para intervenciones quirúrgicas y los 200.000 en general”. Números que duplican y triplican los datos con los que se encontró Cospedal cuando llegó al Gobierno en junio del año 2011, concreta Mora, para quien la solución pasa por “ abrir las plantas y los quirófanos de los hospitales públicos que están cerradas y por el auto-concierto con los profesionales de la sanidad pública regional, que son los que verdaderamente están salvando al sistema pese a los destrozos de Cospedal y Echániz”.

Imagen de las Urgencias colapsadas en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Imagen de las Urgencias colapsadas en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo.



Rebajas en prótesis y prestaciones
Pero no, Cospedal y su consejero preferido buscan en Madrid y en las clínicas privadas la salida a esta crisis que amenaza con bloquear la sanidad manchega, famosa ya en centros sanitarios privados por sus peticiones a la baja para operar a pacientes: clínicas como la Ruber de Madrid, o La Alameda, en Cuenca,  “han recibido órdenes del consejero de Cospedal para que cuando a un paciente se le deba operar para ponerle una prótesis, ésta debe ser entre un 15 y un 20 por ciento más barata de las que el Sistema de Salud de Castilla-La Mancha utiliza cuando la intervención quirúrgica se realiza en un hospital público se su propiedad.

Los profesionales abandonan el barco
Cómo será la situación, que a causa de este cúmulo de despropósitos, chapuzas y tejemanejes han dimitido en bloque seis directivos del hospital de Albacete, “o la salida, con críticas desconocidas hasta ahora por parte de los profesionales, del anterior gerente del Hospital de Toledo”, comenta el portavoz socialista, para quien el modelo sanitario de Cospedal está representado en el nombramiento del nuevo gerente del centro toledano, “que viene de trabajar para la Generalitat valenciana, y que es experto en la implantación del modelo público-privado en la Sanidad”, concluye.