María Dolores Cospedal ha sido desde el minuto uno fiel alumna destacada de las políticas neoliberales de Mariano Rajoy, que siempre ha puesto de ejemplo a Castilla-La Mancha en la ejecución del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (puros recortes), cuando en realidad la Comunidad Autónoma presidida por la secretaria general del PP es el modelo del austericidio, erigiéndose en la campeona de la lucha contra el déficit, que lejos de ser verdad se encuentra entre los primeros gobiernos autonómicos que no han logrado este objetivo, con uno de los índices de desempleo más alto y con la deuda autonómica más elevada, pero, eso sí, con un fondo de reptiles de más de 30 millones de euros para autobombo y publicidad destinada principalmente a alimentar las arcas de los medios de comunicación amigos, como publicó ELPLURAL.COM. ¿De qué han servido, entonces, estas políticas neocon y tanto sufrimiento? El presidente de la Coordinadora Nacional de Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia del Estado Español (COES-LAPAD), José Luis Gómez-Ocaña, lo tiene claro: “para desmantelar la Ley de Dependencia”.

“Las listas de espera están en los cementerios”
En este sentido, Gómez-Ocaña recuerda que desde que Rajoy es presidente del Gobierno, “se le hurta su derecho a una familia cada doce minutos”. En total 61.312 se les ha despojado de la prestación económica que recibían, “lo que está provocando que en muchas de esas familias tengan que elegir entre comer o medicarse”. El portavoz de la plataforma no duda en denunciar el “enseñamiento” que están llevando a cabo con las familias que están cuidado a un dependiente, sobre todo grandes dependientes, donde “han establecido una línea muy fina que separa la vida de la muerte, por lo que entendemos que, incluso, podría rozar el delito de lesa humanidad”, comenta. De ahí que cuantifiquen en más de 100.000 personas las fallecidas esperando a ser atendidas, “por lo que esta Coordinadora Estatal no puede por menos que calificar de indecente que estén utilizando a los muertos para alardear de reducción en la lista de espera”, agrega, “la reducción hay que buscarla en los cementerios de todos los rincones de nuestro país”.

821.250 dependientes sin ningún derecho
Así las cosas, la plataforma denuncia que en estos momentos, gracias a la "eficiente gestión" del Ejecutivo de Rajoy, hay en nuestro país un 112 por ciento más de personas que han quedado fuera de cualquier derecho a prestación o servicio, 881.250, frente los que si lo reciben, 784.048. Todo ello fruto, además, de las revisiones de oficio que se hacen de forma sistemática con el único fin de rebajar el grado de dependencia y “dejarlos sin servicio o prestación”, dice Gómez Ocaña. Y es que los datos son tozudos y asépticos y nos dicen que los grandes dependientes han disminuido en 82.146 y los moderados en 25.339.



Cospedal, “enemiga” de la dependencia
Datos que extrapolados a Castilla-La Mancha se incrementan proporcionalmente de forma alarmante, como así lo denuncia también la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia, quien pone de manifiesto, una vez más, “la ilegalidad de las actuaciones del ejecutivo de Cospedal con las personas en situación de dependencia”, a la vez que niegan la existencia de un equipo regional de valoración como así lo dicta la ley, ya que ni siquiera ha sido creado, “y no hay ninguna disposición normativa en la que se haya creado dicho equipo por lo que el Gobierno de Cospedal está actuando de forma ilegal, incumpliendo la normativa que el mismo ha legislado”. Los dependientes llegan aún más lejos al precisar que: “este es un hecho gravísimo que quizás pudiera tener consecuencias penales al establecer por parte del Gobierno que dirige la señora Cospedal un requisito de imposible cumplimiento”.

“Vía crucis de cuatro años con Cospedal”
Y es que no es exagerado decir que Castilla-La Mancha es la comunidad donde a los dependientes se les niega el pan y la sal y son abandonados a su suerte por un Gobierno insensible que ha sido denunciado en numerosas ocasiones. Críticas a las que también se suma el PSOE castellano-manchego, que a través de su portavoz de Asuntos Sociales, Matilde Valentín, asegura que las “personas dependientes y sus familias han vivido un auténtico vía crucis de cuatro años con Cospedal”, aportando datos contrastables que deberían sonrojar al más pintado: “tenemos 14.000 beneficiarios menos con derecho a ser atendidos, más de 9.000 cuidadores menos en el entorno familiar”, añade Valentín, “solo en las primeras semanas del año, 1.000 cuidadores del entorno familiar perdieron su prestación y la lista de espera ha crecido en otras 800 personas”.

Desastre en la teleasistencia
Pero no solo los dependientes que requieren cuidados concretos sufren los salvajes recortes de Cospedal, también los ancianos sujetos al programa de teleasistencia son también “carne de cañón”. En este sentido, Matilde Valentín precisa que “antes era gratuito y universal (servicio de teleasistencia) a toda aquella persona mayor de 70 años que quisiera acceder a esta prestación y seguir viviendo en su casa; hora tiene copago y el número de personas atendidas ha caído casi un 30 por ciento”. Frente a este escenario, la portavoz recuerda que el candidato del PSOE a la Presidencia de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha comprometido que una de las primeras decisiones de su Gobierno será, precisamente, “derogar la orden del año 2012 que deja prácticamente en nada la aplicación de la Ley de la Dependencia en Castilla-La Mancha”.