Tomate pelado con queso y orégano.
¿Con qué?
Media docena de tomates maduros, trescientos gramos de queso fresco de cabra, aceite de oliva, sal y orégano.
¿Cómo?
Este es un plato muy sencillo y fácil de preparar: pelamos los tomates, para eso no tienen que estar blandos, sino algo duritos, recomiendo tomates de ensalada, los cortamos en rodajas como de un centímetro y los situamos en una fuente de servir, salamos ligeramente, espolvoreamos orégano, colocamos encima láminas de queso como de medio centímetro de gruesas, aceitamos al gusto y situamos en el centro de la mesa para que cada uno se sirva.



 

Nido de puré de patata con carne picada y queso.
¿Con qué?
Seis patatas medianas, tres cuartos de carne picada, un tomate grade maduro, una cebolleta, aceite de oliva, leche, mantequilla, pimienta, una copa de brandy y sal.
¿Cómo?
Ponemos las patatas peladas y cortadas en rodajas a hervir con una parte de agua y dos de leche y mientras cuecen preparamos la carne picada, pochando la cebolla cortada en dados muy pequeños en una sartén con dos cucharadas de aceite, añadimos el tomate pelado y sin pepitas muy cortado y cuando todo esta meloso echamos la carne picada, revolvemos bien y dejamos hacer a fuego vivo diez minutos, rociamos con el brandy, esperamos a que se evapore el alcohol; hacemos el puré de patatas –al estar muy cocidas se puede hacer con un tenedor- añadiendo dos cucharadas de mantequilla, lo situamos en una fuente de horno, en el centro ponemos la carne picada, queso rallado o rodajas finas e introducimos en el horno a 180º C durante diez minutos. Apagamos, reposa un momento y servimos.

Helados variados, si el tiempo lo permite.