Si hemos hablado y mostrado las enfermedades que se producen por los alimentos, hoy ofrecemos unas normas básicas para evitar esas enfermedades y tienen que ver con la limpieza, la separación de alimentos, el cocinarlos y enfriarlos:

LIMPIAR: lavar las manos y  las superficies con frecuencia
Las bacterias se pueden propagar por toda la cocina y alcanzar las manos, tablas para cortar, utensilios, mesas y alimentos. Para garantizar que las manos y las superficies estén limpias,  hacer lo siguiente:

Lavarse las manos con agua tibia y jabón por no menos de 20 segundos antes y después de manipular alimentos y después de usar el baño, estar con los niños o las mascotas.

  • Lavar las tablas para cortar, los platos, los utensilios y las mesas con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento y antes de manipular el siguiente.

  • Usar toallas de papel para limpiar las superficies de la cocina.

  • Lavar las frutas y verduras frescas en agua corriente del grifo, incluso las frutas y verduras con piel y cáscara que no se comen.

  • En el caso de los alimentos enlatados,  lavar las tapas antes de abrirlas.


SEPARAR las carnes crudas de otros alimentos
La contaminación cruzada se puede producir cuando las bacterias se propagan de un alimento a otro. Esto es especialmente común cuando se manipula carne, ave, mariscos y huevos crudos. La clave es mantener estos alimentos, y sus jugos, lejos de las comidas listas para servirse.

  • Separar la carne, ave, mariscos y huevos crudos de otros alimentos en el carro del supermercado, bolsas de alimentos y en el frigorífico.

  • Usar una tabla para cortar frutas y verduras crudas y una distinta para la carne, ave y mariscos crudos.

  • No colocar alimentos cocidos en un plato que antes tenía carne, aves, mariscos o huevos crudos.


COCINAR a las temperaturas correctas

Los alimentos se cocinan con seguridad cuando alcanzan una temperatura interna tan alta que mata a las bacterias dañinas que causan enfermedades. Para asegurarse de que los alimentos se cocinan en forma segura, siempre es conveniente controlar la temperatura interna de los alimentos. Hervir las salsas, sopas y jugos de carne cuando se recalienten.

ENFRIAR de inmediato
Refrigerar los alimentos rápidamente porque las temperaturas frías retrasan el desarrollo de bacterias dañinas. No llenar el frigorífico en exceso. El aire frío debe circular para ayudar a mantener los alimentos seguros. Mantener una temperatura del refrigerador constante es una de las maneras más eficaces de reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.