Si hay algo que no va a cambiar este verano es el consumo de la cerveza, siempre es momento para disfrutar de esta bebida y más con este caluroso verano. Normalmente es difícil decantarse por una, por eso la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un análisis de 34 cervezas lager, las más vendidas en nuestro país.

Jueces expertos han analizado 17 clásicas y 17 especiales en latas de 33 cl, siendo 14 de ellas de marca blanca. Las cervezas lager son rubias de baja fermentación, se elaboran a bajas temperaturas entre 6 a 10 ºC, son refrescantes y necesitan aguas pobres en calcio, al contrario que las de alta fermentación. El agua es muy importante en la composición, ya que supone el 90% de la cerveza. El resto de ingredientes son el cereal malteado, lúpulo y levadura.

Para la puntuación de las cervezas, los expertos han tenido en cuenta el sabor, el aroma, el color y el precio, consiguiendo solo siete cautivar a la OCU.

Cervezas clásicas

Mahou clásica, Amstel original y Amstel clásica son las mejores, según los criterios establecidos. La Cordon Gard de Eroski sería la Compra Maestra de esta categoría, por su correcta relación calidad-precio.

Cervezas clásicas

Cervezas especiales

Mahou 5 estrellas, Keler y Estrella Galicia consiguen el pódium, mientras que Steinburg Especial del Mercadona destaca por su buena calidad y precio.

Cervezas especiales

Si no has probado algunas de estas cervezas, es una buen momento para probarlas y aumentar tu listado. En ninguna de las analizadas los profesionales han encontrado sulfito, dióxido de azufre, un conservante antioxidante y antibacteriano que permite conservar mejor la bebida alcohólica. Sin embargo, el jurado ha encontrado un colorante, para sutituir el cereal tostado y simular su color, y un estabilizante para mantener mejor la espuma.

Si apuestas más por las cervezas artesanas es una buena opción para descubrir sabores más auténticos aunque también con más cantidad de alcohol. Estas cervezas no se recomiendan beberlas muy frías, a diferencia de las comerciales, que son mucho más apetecibles si están bien frías. Si eres poco previsor y normalmente no tienes la cerveza en la nevera puedes envolverlas con papel mojado y en tan solo unos minutos en el congelador estarán listas para beber.