Uno puede pensar que las Start Up en un 90% se dedican a vender humo. Esta parte es cierta ya que una Start Up lo que está haciendo es vender un futuro que aún no existe. Los inversores pueden invertir o no, pero básicamente se están creyendo una historia que ocurrirá, si todo sale bien, dentro de 2, 3 o 10 años.

Podrías pensar que las Startups son unos vende humos, timadores, especuladores… pero la realidad es que las Startups si lo hacen bien están creando ese futuro y hay gente que necesita ese futuro prometedor para sobrevivir. 

Todos recordamos la historia de Nokia y como se reía de Apple al presenta su iPhone y lo que pasó después… pero esta historia magnificada por su impacto es la realidad de todas las empresas a diario. Las empresas o crecen o se transforman o desparecen.

Es por esto que hay tantos inversores apostando por Startups. Saben que existe un mercado de empresas que compran esa innovación que sencillamente es imposible generar de forma interna. 

 

¿Por qué una empresa no puede innovar como una Start Up?

En una empresa el acuerdo que hay entre un trabajador y la empresa es “haz esto y te pago esto otro”. Es un acuerdo fijo. Quizás haya un bonus en base a ciertas variables, pero por lo general es un acuerdo fijo. Ese marco fijo hace imposible innovar. ¿Para que voy a innovar, si pase lo que pase, gano lo mismo?

Este acuerdo, el contrato laboral, hace imposible que las empresas innoven. 

En una Start Up es todo lo contrario.

Si todo sale bien podremos ganar mucho, pero si sale mal, lo perderemos todo.  Este “up-side” y “down-side” hace que la innovación funcione. Si te lo juegas todo, innovas porque tu vida depende de ello. 

Si estás en una empresa y sabes que “pase lo que pase” cobro lo mismo, tu mentalidad es “hacer lo justo y un poco más”. 

Las empresas se centran en optimizar procesos y conseguir ahorros para que los beneficios aumenten, pero innovar es muy costos y complejo y la estructura que tienen de empleados va, literalmente, en contra de la innovación. 

Invertir para innovar

Las Startups tampoco son I+D. El I+D tiene un componente académico, teórico que lo aleja de la realidad. En las Startups se ha juntado la innovación y el mercado. Se quiere innovación que facture desde el día 1. En el I+D la idea de facturar o vender parecen conceptos lejanos de ese mundo. Como que no casan unos con otros. 

Y ese cambio de hacer de la innovación un negocio hace que las empresas tengan apetito por esta innovación. 

Puedes pensar que esto es algo nuevo, pero es tan viejo como las empresas. 

Un caso quizás no muy conocido es el de Burger King. Burger King empezó como una cadena “rival” de McDonalds en un momento en el que la comida rápida estaba empezando. El enfoque de BK era muy diferente al de Mc pero las dos empresas estaban en la carrera por ser la cadena más grande. 

BK crecía con su modelo basado en el Whopper y un sistema de cómida rápida. Este modelo despertó el interés de la empresa Pillsbury (empresa de harinas y preparados para la comida en el hogar). Vieron que estas nuevas cadenas de comida rápida estaban consiguiendo que la gente comiera más fuera que dentro. Esta “amenaza” la vieron como algo que debían interiorizar y así fue como Pillsbury compro BK en el año 1967 por 20 millones de dólares. 

Este tipo de operaciones son “normales” en el mundo de las empresas y es la razón por la que muchas Startups existen. Ven un defecto en un mercado, lo optimizan, arreglan y se convierten en objetivo de una empresa líder en el sector que sencillamente quiere aprender o eliminar a un potencial competidor. 

El exit para la Startup

Muchos inversores te preguntarán esto. ¿Cuál es tu exit? Esta frase lo que quiere decir es quién te va a comprar. Una Start Up que capta inversión debe tener muy claro que el fondo que invirte quiere un retorno de x20 del dinero invertido. 

Supongamos que te da 1 millón de euros: Ese fondo quiere que tu empresa se venda por 100 millones para que su 20% de la empresa valga 20 millones. 

Si estas cifras te dan vértigo, es lo que los fondos están buscando. Si tu idea de Start Up es duplicar ventas año a año, no empieces. Una Start Up debe escalar x10 cada año. Ya sean usuarios, ventas, registros, descargas… Si un año haces 10, el año siguiente debes hacer 100 y al siguiente 1.000.

Pasar de 10 a 20 y de 20 a 40 no es lo mismo

Con esos crecimientos x10 si te conviertes en una amenaza para empresas establecidas. Duplicando no eres una amenaza. Sí eres una amenaza si te conviertes en algo que pueden querer comprar y por tanto un fondo querrá invertir en tu idea. 

Todas estas ideas las debes tener claras al empezar tu proyecto y saber que una Start Up es por defecto un proyecto de alto crecimiento. 

¿Necesitas revisar tu idea, modelo, financiación...? NO PAGUES NUNCA.

Una cosa que te puedes encontrar en tu camino de Start Up es con gente que te quiere cobrar por revisar tu proyecto, mejorar tu presentación o por ayudarte a buscar inversores. NO PAGUES NUNCA. No pagues nunca por tener acceso a inversores. No funciona. Es así de sencillo. Nadie se fía de una introducción de alguien que cobra por ello. Haz una presentación, haz una demo de tu producto y compártelo con amigos, colegas, clientes… construye tu camino sobre comentarios reales de gente que realmente usará tu solución. 

El amor no se compra.