Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, está intentando distanciarse de su padre con medidas aperturistas, que modernicen este país de sistema ultraconservador, y reduzcan la influencia de las autoridades religiosas islámicas en las normas fundamentales. Hoy entra en vigor otra de esas reformistas medidas, que se anunció el pasado mes de octubre y autoriza la presencia de mujeres en tres estadios de fútbol en los partidos de Primera División. Se ha anunciado en la cuenta oficial de Twitter de la Autoridad Deportiva General de Arabia Saudita que estos espacios se han habilitado para la entrada de “familias”, lo que implica, claro, la presencia de mujeres.
Eso sí, solo podrán acceder si van acompañadas de un hombre al estadio.
Este primer partido que se celebra hoy con presencia femenina se disputa entre los clubes Al Ahli y Al Batin. Existe un precedente en el país, en septiembre 2017 se permitió a cientos de mujeres ingresar a un estadio deportivo en Riad, utilizado principalmente para partidos de fútbol, pero no para un encuentro, sino en un acto para celebrar el día nacional.

También pueden ya conducir e ir al cine

Las mujeres constituyen uno de los colectivos más perjudicados por las restricciones del sistema ultraconservador de Arabia Saudí, y varias de las medidas progresistas que el príncipe heredero ha ido aprobando en los últimos meses están encaminadas a aliviar esa presión: se ha levantado ya las prohibiciones que existían sobre la mujer que le impedían a ésta conducir y asistir al cine, y se permite la celebración de 'géneros mixtos'.