El chocolate es una causa común de intoxicación en el caso de los perros. Científicos de la Universidad de Liverpool alertan sobre estos episodios, que alcanzan su nivel máximo durante Navidad y Pascua.

La toxicidad del chocolate

La causa de esta toxicidad se encuentra en la teobromina, una sustancia estimulante, similar a la cafeína, presente en la cáscara del cacao que tiene propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular.
En el caso de los perros causa trastornos gastrointestinales (vómitos), cardiovasculares (taquicardia) y en el sistema nervioso central (agitación y nerviosismo).
En la investigación de la Red de Vigilancia Veterinaria de Pequeños Animales de la Universidad (SAVSNET), se revisaron las cifras de los casos de intoxicación en Europa y el Reino Unido y concretamente en este último se identificaron 1.722 consultas referidas al chocolate, entre noviembre de 2012 y mayo de 2017.

Patrón estacional y geográfico

El estudio demuestra que no existe mayor riesgo de intoxicación asociada a ninguna raza concreta, sin embargo sí existen evidencias de picos significativos de intoxicación con chocolate durante la época de Navidad. La ingestión de chocolate tiene un patrón estacional muy definido pues se trata de un periodo de tiempo en el que aumenta su consumo y se vuelve más accesible dentro del hogar.
En la mayoría de los casos, el consumo de chocolate; bombones, figuras de chocolate y calendarios de adviento, era pequeña y había sido consumida durante estos días festivos.
Además, también se ha constatado la influencia de factores geográficos pues, dependiendo de los países, se han demostrado picos de intoxicaciones durante el día de San Valentín o en Halloween, concretamente en Alemania y EE.UU.

Consulta con el veterinario

Aunque el grado de intoxicación será de mayor o menor gravedad, dependiendo de la cantidad que haya ingerido y del peso del animal, si tu perro ha comido chocolate debes consultar con el veterinario lo antes posible y facilitarle información sobre la cantidad y el tipo de chocolate para que pueda determinar si existe riesgo de una sobredosis de teobromina.   Fuente: University of Liverpool