En esto de internet y las nuevas tecnologías está casi todo inventado. De hecho, cuando aparece una novedad, con independencia de su magnitud, enseguida los medios de comunicación nos lanzamos como aves de rapiña. Se da la circunstancia de que la web protagonista de hoy no lo es por su objetivo, por el mercado que explora y explota de manera lucrativa -que también-, sino sobre todo por las consecuencias que para muchos de sus clientes va a tener la publicación de sus nombres.

Se trata de Ashley Madison, un portal que, como invita en su página de inicio, como “la vida es corta”, lo ideal es tener una aventura. Sí, así como suena. Este es el momento en que todavía puedes confesar que la has utilizado porque, en caso contrario, como tengas pareja, y tu nombre aparezca en algún sitio...

Ataque de hackers
Todo tiene su origen hace un mes, cuando un grupo de hackers que se hace llamar The Impact Team decidió el pasado 20 de julio hacer público que había sido capaz de acceder a los datos de los casi 40 millones de usuarios de esta plataforma. Los responsables del asalto también informaron de que su acción se debía a que la empresa que gestiona Ashley Madison no era del todo legal en su proceder con los clientes.

En concreto, según indicaron, a pesar de que si sus todavía usuarios decidían dejar de serlo rescindiendo su registro pagando una cantidad para el borrado de sus datos, estos en realidad permanecían en poder de la compañía.

De la importancia de lo robado, que incluye nombres completos, direcciones de correo electrónico y números de cuenta, habla su tamaño. Se trata de alrededor de 11 GB que ya han sido colgados este miércoles en diferentes plataformas. Entre los mails que supuestamente pertenecen a usuarios 'infieles' de la web se encuentran los de varios miembros de gobiernos de diferentes países del mundo.

Activismo no, ilegalidad
La compañía Avid Life Media Inc., propietaria del portal, ha publicado un comunicado en su propia web en el que, entre otras cosas, señala que están comprobando la veracidad de los datos publicado al tiempo que niega un ciberactivismo en una acción como esta. La matriz de Ashley Madison habla de ilegalidad cuyo objetivo es perjudicar a la empresa y a sus usuarios.

Mientras la veracidad de los datos se irá confirmando poco a poco, el asunto arrasa en tono de humor en redes sociales como Twitter, donde a lo largo del día han ido apareciendo diferentes bromas con este robo como telón de fondo.


Lo que parece evidente es que lo que para muchos está siendo motivo de mofa, otros estarán pensando si confesar o no su pertenencia a Ashley Madison. Ojo porque cada vez queda menos tiempo.