El plan de Renfe para la renovación de su flota se convertirá en un importante motor de la recuperación económica pese al impacto de la pandemia del COVID-19. Se trata del mayor esfuerzo inversor de las últimas dos décadas para la compra de nuevas máquinas, con licitaciones que superan los 3.500 millones de euros y que generarán alrededor de 52.000 nuevos empleos.

El objetivo de este ambicioso plan es impulsar de forma determinante la recuperación económica y afrontar al mismo tiempo el reto que supone la liberalización del transporte, prevista para el próximo año, una cuestión a la que Isaías Táboas, presidente de la empresa pública, se refiere como una “oportunidad” . "Las dificultades derivadas de la pandemia nos reafirman y nos motivan a seguir acelerando las importantes transformaciones que están teniendo lugar en Renfe, para convertirnos en un operador integral de movilidad, orientado al cliente y que ofrezca los mayores niveles de calidad en todos sus servicios", ha añadido Táboas, que se ha visto obligado a actualizar el Plan Estratégico que elaboró tras ponerse al frente de la compañía pública, convirtiéndolo en eje para la activación económica de nuestro país.

Los trenes de Cercanías y Regionales, con más de 30 años de antigüedad, acumulan el 80% del servicio público

En el primer semestre de 2021 se renovará aproximadamente el 50% de los trenes dedicados a servicio público con el fin de reducir la edad media del parque ferroviario, especialmente en Cercanías y Regionales, que cuentan con trenes con más de 30 años de antigüedad. Este tipo de trenes acumulan el 80% del servicio público.

El parque destinado a Cercanías, Media Distancia y Ancho Métrico (antigua Feve) está compuesto por 1.016 trenes y desde 2011 no se había contratado ni se había recibido un solo tren nuevo. Algunas de las unidades de los servicios de Media Distancia, especialmente en los de Ancho Métrico ya superaban el límite operativo, que es de 40 años en este caso. De ahí la urgente necesidad de modernizar la flota destinada a servicios públicos.

Con esta inversión, Renfe pretende garantizar la calidad y mejora de los servicios públicos (Cercanías y Media Distancia) en los próximos años. 

258 millones para trenes de Ancho Métrico y Alpinos

La primera de estas licitaciones fue adjudicada el pasado mes de junio a la empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) para el suministro de 31 trenes de Ancho Métrico y 6 trenes Alpinos, y el mantenimiento parcial de la flota de trenes durante un periodo de 15 años, por un importe global de 258 millones de euros. De esta manera, además de rejuvenecer la flota, se reducen incidencias, se aumenta la eficiencia energética y la seguridad, además de mejorar la accesibilidad.

Los 31 nuevos trenes para la red de Ancho Métrico (26 eléctricos y 5 híbridos) permitirán reducir la edad media de los 28 años actuales a 15 al final del contrato de Obligación de Servicio Público suscrito por Renfe con el Estado para la prestación de estos servicios. Estos trenes, que podrán circular a una velocidad máxima de 100 km/h, dos o tres coches en función de la demanda. Además, contará con zona para bicicletas y un sistema de “última milla” por baterías, entre otras cuestiones.

Los 5 trenes híbridos que incorpora este contrato, utilizarán la tensión eléctrica en los tramos en los que se dispone de catenaria, reduciendo las emisiones.

Además, habrá la opción de incorporar 6 trenes eléctricos adicionales y otro tren híbrido, para la flota de Ancho Métrico, que presta servicio de Cercanías y Media Distancia en Asturias, Cantabria, País Vasco, Galicia, Castilla y León, y Murcia.

Por otra parte, los 6 trenes Alpinos son para la línea C-9 de Cercanías Madrid que conecta la localidad de Cercedilla con el Puerto de Cotos, en la Sierra de Guadarrama, y que alcanza pendientes máximas de 77 milésimas.

Está previsto que el consejo de administración de Renfe apruebe la adjudicación en los próximos meses para la compra de 211 trenes de gran capacidad  que se destinarán a Cercanías

 

El mayor contrato de Cercanías de la historia

El plato fuerte de la inversión constituirá el mayor contrato de Cercanías de la historia de Renfe, con un presupuesto máximo de 2.726 euros. Está previsto que el consejo de administración de Renfe apruebe la adjudicación en los próximos meses para la compra de 211 trenes de gran capacidad que se destinarán, una vez fabricados, entregados y homologados, a este servicio. El contrato incluye el mantenimiento durante los próximos 15 años del material rodante y podría ampliarse en 120 unidades adicionales.

Los nuevos trenes de Cercanías serán totalmente accesibles para facilitar el viaje de personas con movilidad reducida, y dispondrán de conexión wifi y zonas para bicicletas y carritos infantiles.

Trenes híbridos para Media Distancia y Cercanías

Asimismo, durante el primer semestre de 2021 se adjudicarán sendos contratos para la adquisición de 43 de trenes de Media Distancia y 38 trenes de Cercanías, todos ellos híbridos, que se destinarán, una vez fabricados, entregados y homologados, al servicio en diferentes comunidades autónomas.

Igualmente, está previsto adjudicar en ese periodo un contrato para la compra de 40 cabezas motrices que irán destinadas a las diferentes líneas de Alta Velocidad.