Tal y como se había anunciado, el Consejo de Ministros ha aprobado una nueva normativa para regular las comisiones que cobran los bancos por sacar dinero de los cajeros. Entrará en vigor el año que viene para evitar que los bancos cobren una doble comisión por sacar dienro en un cajero que no es el del cliente. El cambio normativo implica que el banco dueño del cajero automático cobrará la comisión al banco emisor de la tarjeta.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"21775","attributes":{"class":"media-image aligncenter size-full wp-image-345616","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"597","height":"346","alt":"cajeros autom\u00e1ticos"}}]]

 Los bancos establecerán las comisiones
Los bancos propietarios de los casi 60.000 cajeros automáticos que hay en España serán quienes establezcan las bases de las comisiones a clientes ajenos por extraer dinero con sus tarjetas. Todo empezó cuando el pasado mes de marzo  CaixaBank, el mayor propietario de cajeros en España con 9.724 máquinas, anunció que cobraría una nueva comisión a quienes usaran sus cajeros y no fueran sus clientes. A esa entidad se sumaron las más importantes, lo que provocó que se cambiara la norma anterior, que basaba el sistema de comisiones en los derechos de los bancos emisores de las tarjetas.

CaixaBank comenzó a cobrar 2 euros a clientes ajenos por utilizar sus cajeros, renunciando a cualquier otro cobro por parte de las entidades emisoras lo que significa que en vez de cobrar a los bancos cargaba toda la comisión sobre los clientes. Éstas continuaron aplicando sus comisiones, derivando  en casos de cobro de doble comisión a clientes por extraer dinero en cajeros ajenos.

Coste final
Según el nuevo sistema, cuando un cliente acuda a cajero ajeno a la red de su banco a extraer dinero, el banco propietario del cajero le informará de la precio que tiene esa operación. Pero será el banco emisor de la tarjeta el que aplique la comisión. De este modo, el coste final para el usuario dependerá del contrato entre el cliente y su entidad.
El decreto de Economía, consultado con el Banco de España y la CNMC, supone que los bancos sin redes de cajeros deberán asumir costes mayores por entregar tarjetas para retirada de efectivo a sus clientes. Por el contrario, las entidades con redes más amplias refuerzan así su política comercial de cara a proteger su cartera de clientes. BBVA y Santander apoyan a CaixaBank en la iniciativa.
Luis de Guindos declaró que no se establece ningún tipo de obligación en  la fijación de precios salvo que los bancos estarán obligados a aplicar la misma comisión en todos los territorios. De Guindos ha asegurado que el resultado de este cambio legislativo minimizará el coste de extraer dinero en cajeros ajenos para los usuarios con comisiones más bajas.