¿Qué es la balanza de pagos?

La balanza de pagos es el documento contable en el que aparecen reflejados los movimientos de entrada y salida de bienes, capitales y servicios de un país en su relación con el resto de naciones. Es decir, pone de manifiesto todas las inversiones: tanto las del propio estado en el exterior, como las que proceden de otros países. El objetivo es conseguir una balanza de pagos equilibrada, en donde la diferencia entre los ingresos y los pagos sea igual a cero.  

Estructura de la balanza de pagos

La balanza de pagos se divide en cuatro cuentas:

  • Balanza por Cuenta corriente: registra todos los movimientos de dinero que ha realizado el país. Dentro de esta sub-balanza encontramos: balanza de bienes, balanza de servicios, balanza de rentas y balanza de transferencias.
  • Balanza de Cuenta de capital: hace referencia a todas las operaciones de inversiones reales. 
  • Balanza de Cuenta financiera: movimientos financieros. 
  • Cuenta de errores y omisiones. Es el ajuste de la discrepancia del resto de cuentas de la balanza de pagos

Saldo de la balanza de pagos

Cada una de las cuentas de la balanza de pagos da un saldo diferente. Si es positivo, esa cuenta tiene superávit; si es negativo, la sub-balanza tiene déficit. En este sentido, el objetivo es conseguir el equilibrio global del saldo de la balanza de pagos, no el individual de cada una de sus cuentas. Cuando una de ellas refleja cifras en negativo, se intenta compensar con las cifras en positivo de otra de las sub-balanzas. 

Balanza de pagos VS Balanza comercial

En ocasiones, se confunden los términos Balanza Comercial y Balanza de Pagos, pero no son lo mismo. La Balanza Comercial hace referencia únicamente a las importaciones y exportaciones de bienes mercantiles. Constituye una parte de la Balanza de Pagos, siendo esta última un registro mucho más amplio de todas las operaciones económicas y financieras de un país. 

“Los inversores sacaron de España 21.700 millones de euros en junio según la balanza de pagos que publica el Banco de España. Este dato contrasta con el del mismo mes del año pasado, en el que la balanza fue positiva dado que en 2013 los inversores trajeron a España 1.300 millones más de los que sacaron.”