Ignacio Galán, pese a subrayar que sus relaciones con el Gobierno de Rajoy son "cordiales en todos los niveles", ha criticado con dureza su política energética durante la rueda prensa de presentación de resultados de Iberdrola, celebrada este miércoles en Londres. Durante su intervención ante los periodistas ha anunciado que todo el esfuerzo inversor de la compañía va a destinarse fuera de España. Así, el Grupo Iberdrola invertirá entre 2014 y 2016 9.600 millones de euros netos en Reino Unido, EEUU, México y Brasil, países donde sí hay una regulación predecible y estable. "Somos más británicos, americanos y mexicanos que españoles", advirtió Galán, una afirmación que tuvo que posteriormente matizar explicando que se sentía muy "orgulloso" de ser español y que había vendido la marca España en diversos foros internacionales, en momentos muy difíciles para nuestro país, cuando apenas nadie confiaba en nosostors.

Decisiones equivocadas
Galán ha criticado que el Gobierno de Rajoy haya adoptado decisiones equivocadas a la hora de encarar los tres ejes fundamentales de cualquier política energética: seguridad de suministro, competitividad y sostenibilidad.

"Ataquemos el 60%"
El presidente de Iberdrola insistió asimismo en la necesidad de que el recibo de la luz baje pero donde tiene que hacerlo. Así subrayó que el 60% de la factura son impuestos y es ahí donde se debe y se puede abaratar: “Ataquemos el 60%”. "Con el recibo de la luz pagamos políticas sociales, medioambientales o tecnológicas, pero todo ello debe ir con cargo a los Presupuestos Generales del Estado".

Bono social... con el 21% de IVA
En este sentido, puso como ejemplo el bono social y defendió que determinados ciudadanos con problemas, máxime en un momento de crisis como éste, puedan disfrutar de un descuento en su tarifa eléctrica. "En el Reino Unido también, pero lo pagan los presupuestos". A diferencia de ello, arremetió contra la decisión del Gobierno de que sean las eléctricas las que asuman el coste del bono social y, al mismo tiempo, cargue esas facturas con el 21% de IVA. “Si es un problema, es un problema para todos”, sentenció.

Iberdrola cuenta con 4.930.000 clientes con tarifa regulada de los que 914.000 se acogen al bono social. En total, en España hay 2,5 millones de beneficiarios según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Batalla judicial
La eléctrica vasca ya plantó batalla al Gobierno por el coste del pago social, soportado por las cinco grandes eléctricas y en 2012 el Tribunal Supremo le dio la razón. Ahora, el Ejecutivo ha decidido seguir cargando el bono social a las eléctricas, aunque ampliando los pagadores a la producción, distribución y comercialización. En cualquier caso, la mayor parte del coste, un 99,3% recaerá sobre las cinco grandes eléctricas: Endesa (41,62 %), Iberdrola (38,47 %), Gas Natural Fenosa (14,19 %), Hidroeléctrica del Cantábrico (2,65 %) y E.ON España (2,37 %).
Actualmente, el bono social lo pagan el resto de consumidores a través de la factura, después de que los tribunales rechazaran el modelo que obligaba a las cinco grandes a cargar con este coste, que en 2013 ascendió a 228,4 millones de euros.

Un sistema "imposible"
Galán fue también muy crítico con el nuevo sistema de tarificación en tiempo real y duda de que se pueda poner en marcha, entre otras cosas porque el sistema no está preparado para asumirlo. Iberdrola, por ejemplo, sólo tiene 2 millones de contadores inteligentes y ellos sólo la mitad están conectados al sistema. “Como ingeniero, me parece imposible”, subrayó.