Isabel Durán y Jaime González reprocharon a Miguel Ángel Rodríguez su furibundo ataque a los funcionarios en 13 TV



El que fuera secretario de Estado de Comunicación del primer Gobierno de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, aboga por que se despida al 30% del funcinariado por vagos. Así lo defendió anoche en  El Cascabel del Gato de 13 TV ante la protesta incluso de sus compañeros de bancada,  los tertulianos de la derecha, Isabel Durán y Jaime González, el jefe de Opinión de ABC. La primera calificó de "disparate" su argumentación y le recordó que funcionarios eran también los médicos, jueces, guardias civiles, maestros, profesores... Por su parte, González consideró que su postura era "reduccionista, simplista y alicorta".

O bajar el sueldo o despedirlos
Y es que MAR llegó al plató dispuesto a disparar desde el primer instante. "Voy a decir una cosa que a los empleados públicos les va a entrar calor: no hay que congelar los sueldos de los funcionarios, hay que bajarles un 30 por ciento de su sueldo o echar al 30 por ciento. El 30 por ciento de los empleados públicos sobran. Lo siento en el alma. Porque los de la privada ya lo hemos hecho", dijo nada más ser presentado.



La protesta generalizada de sus compañeros pareció darle alas e insistió en sus provocaciones gratuitas a los empleados públicos. Entre otras cosas, insistió en su absentismo laboral: "Firmaría que mañana, quien no esté a las 8:30, despedidos. Si se hace, la mitad estarían despedidos mañana".

"No se puede tener una plaza en propiedad PORQUE NO"
Tampoco se amilanó ante las llamadas de oyentes  indignados por sus comentarios e incluso llegó a debatir con ellos, con bastante mala educación.  "Funcionarios no son sólo los que se sientan en un despacho y quizá vayan a leer un periódico. Eso no son los funcionarios. Tenemos trabajaos por turnos y no me quejo. Yo soy enfermera vocacional y me gusta mi trabajo. Tenemos nuestra plaza en propiedad con todo mi derecho y no puedo quedarme callada", argumentaba Ana, una enfermera de Guadalajara. En ese momento fue interrumpida por MAR, para decirle que ese era el problema, que no podía tener una plaza en propiedad con el único argumento de "porque no".