El lunes 28 de marzo de 2011, aparecía en los kioscos el número 832 del diario Xornal de Galicia. En la portada llevaba una foto de Mariano Rajoy, subido a bordo de un barco, el 'Moropa', y este titular: "Rajoy hizo campaña en 2009 en un barco ligado a una familia de narcotraficantes". Y este subtítulo: "El 'Moropa' es de Manuel Baulo, hermano de Daniel, el "narco más importante de España"".



Una portada incómoda en un momento dañino
Una portada explosiva que acabaría por costarle la 'cabeza' al director del medio, el veterano periodista gallego José Luis Gómez. Xornal era el principal medio de la editora Udramedios, propiedad de Jacinto Rey, conocido constructor, especialmente en Galicia, y dueño de Constructora San José.

El nerviosismo que en Génova causó la portada fue monumental. Hay que recordar que en esas fechas se estaba ya en los estertores del Gobierno Zapatero, acorralado por la crisis, y se andaba ya en la precampaña para las elecciones locales y autonómicas de mayo de ese año.

El PP gallego y los narcotraficantes
Rajoy, según se supo, había subido al 'Moropa' en Cambados, una ría llena de barcos. Y lo que se insinuó en los medios periodísticos y políticos gallegos es que aquella foto venía a ser una prueba más de la siempre cacareada relación entre narcotráfico y PP. Una idea que no ayudaron precisamente a desvanecer las famosas fotos de Alberto Feijóo, actual presidente de la Xunta y de los 'populares' gallegos, en el barco y veraneando junto a otro convicto narco, Marcial Dorado.

Lejos de arredrarse, el Xornal, con la dirección de José Luis Gómez, continuó publicando informaciones a partir de la que vio la luz ese 28 de marzo. A finales de esa misma semana, el director del periódico fue destituido. Para todos quedó claro quién y qué estaba detrás de la caída del periodista.

La conversación de Rajoy con el editor
En Galicia Confidencial se llegó a informar, justo tras la caída de José Luis Gómez, de la existencia de una conversación entre el principal accionista de la editora Udramedios, Jacinto Rey, y del propio Mariano Rajoy, entonces, como decimos, aún jefe de la oposición.

Según el confidencial gallego en la conversación, desarrollada en un tono tenso, "Rajoy insinuó que será el presidente del Gobierno en breve, lo que implica tener el poder de continuar adjudicando, o no, obras públicas a las grandes empresas españolas, entre ellas, por supuesto, la Constructora San José. Un aviso que Rey captó de inmediato". Escribieron en Galicia Confidencial que las fuentes consultadas "divergen sobre el contenido completo de esa conversación, pero todas coinciden en que Rajoy le pidió la cabeza de Gómez".

Que no quede nada
Lo innegable es que el director de Xornal, como decimos fue cesado. Pero aún más, de inmediato comenzaron a reproducirse los rumores de que no bastaba con él, sino que lo que se exigía era la desaparición del propio periódico. Y así fue. En agosto de ese año moría el periódico en papel. El 19 de octubre la inquina llevó incluso a cerrar la edición digital y al despido de los 38 periodistas que aún trabajaban en él.

Pero el deseo de borrar toda huella de Xornal fue más allá de lo que pudiera parecer razonable, y muy en la línea de una sociedad que recuerda a la novela 1984 de Orwell. En estos momentos resulta imposible encontrar en internet ninguna huella del diario. Cuando se teclea la que era su dirección, www.Xornal.com, o incluso la que hacía referencia a la noticia a la que nos referimos (http://www.xornal.com/artigo/2011/03/27/politica/rajoy-hizo-campana-en-barco-ligado-familia-narcos/2011032721472901697.html) se acaba en una página de anuncios de cursos y viviendas. Un periódico menos, un político feliz... Aunque eso sí, afortunadamente, ya nunca pueden borrarse todas las huellas: