El Mundo se encierra en sí mismo y da relevancia este lunes a la guerra, ya abierta, entre Pedro J. Ramírez y Casimiro García-Abadillo, que subió el tono este domingo con la columna dominical del ex de El Mundo, en la que acusó a su sustituto de complicidades con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la número dos del PP, María Dolores de Cospedal. García-Abadillo le ha respondido hoy, nada más y nada menos, que a través de un editorial, en el que subraya que la salida de Pedro J. del diario no fue por razones “políticas”, a pesar de que era un hombre incómodo para el Gobierno, y que su cese fue fruto de “un acuerdo amistoso” que le supuso “una sustanciosa indemnización”. Por cierto, que Unidad Editorial le reclama 100.000 euros a Pedro J. como “penalización” por sus críticas tras la gala de los veinticinco años de El Mundo.

El periódico de Casimiro
El artículo de Pedro J. de este domingo respondía a las declaraciones de García-Abadillo en una entrevista en El Mundo publicada hace unos días en la que afirmaba que “Pedro montará su portal” y decía a continuación que no querría que dentro de unos años recordaran a El Mundo como “el periódico de Casimiro”, una clara alusión al protagonismo de su predecesor.

"Te nombre"
Ramírez no ha tardado en responder a García-Abadillo y en su artículo dominical le responde que en su lugar él no se preocuparía porque “francamente, ese peligro” no lo ve. Además, le recuerda todos los cargos para los que le designó en el escalafón del diario con un contundente “te nombré”.

Sáenz de Santamaría y Cospedal, la "Pinocho genovita"
Sin embargo, el golpe más fuerte se lo da el exdirector de El Mundo cuando asegura que en sus últimos meses como director, le “sorprendió la presencia física en su círculo íntimo de la omnipotente Sáenz de Santamaría -ora pro nobis-, y le reprocha sus omisiones a los problemas judiciales de María Dolores de Cospedal.

Pedro J. dice con ironía que espera que su sustituto sea crítico con el poder como él, según afirma, lo fue en el pasado con un presidente cercano, Aznar. “No me cabe la menor duda de que tú harías lo mismo con la vicepresidenta si, como dice Bárcenas y publicó Ekaizer, fuera cierto que su jefa de gabinete hizo gestiones en favor del tesorero acorralado por la Justicia; o con la Pinocho genovita si pensaras que es imposible que alguien firme un recibo de 200.000 euros sin recibirlos”.

Casimiro le responde con un editorial
García-Abadillo responde hoy a Pedro J., no a través de un artículo con su firma, sino a través de un editorial en el que califica de “duro e injurioso” el escrito de su predecesor y le restriega que en “estos nueve meses” sin él, “el diario ha logrado mantenerse y mejorar sus resultados sin perder su carácter y su esencia crítica con el poder. No hay relaciones incestuosas con miembros del Gobierno como dice Pedro J.”, dice el editorial.

Niega que la clave de su salida fuera política
“Naturalmente que Pedro J. es y ha sido incómodo para el poder, pero la clave de su salida no fue política. El cese en sus responsabilidades se produjo fruto de un acuerdo amistoso con Unidad Editorial, que supuso para él una sustanciosa indemnización y su continuidad en la empresa con otras funciones”, continúa la voz de García-Abadillo tras el editorial.

El grupo editorial pide a Pedro J. una indemnización
“Lo que vale la pena es mantener vivo el espíritu de esta maravillosa pecera, no tratar de romperla porque ha dejado de ser el reino de un solo pez”, concluye el editorial.

En el marco de esta batalla entre dos, la amenaza de RCS Mediagroup, el grupo italiano dueño de Unidad Editorial, que ha reclamado al exdirector de El Mundo el pago de 100.000 euros como penalización por sus críticas al tratamiento editorial e informativo de la gala del 25º aniversario del periódico, según desvelaba el propio Ramírez en su columna dominical.

Lo desveló el propio Pedro J.
“El propietario de El Mundo, el grupo RCS, me ha requerido, a través del despacho Uría y Menéndez, el pago de 100.000 euros como penalización” por refutar el editorial del diario publicado tras la gala en el que se sugiere que la salida de Ramírez fue pactada y no una destitución. Ramírez insiste en su artículo de este domingo en achacar su cese a la “brutal campaña iniciada por el propio Rajoy en sede parlamentaria”.

"Esperaba que escribiera 'y me voy'"
Hoy, en Espejo Público, de Antena 3, Casimiro García-Abadillo ha dicho sobre su batalla con Pedro J. que esperaba que en su artículo de este domingo el exdirector de El Mundo escribiera al final "y me voy".  García Abadillo ha negado que mantenga relaciones especiales con Cospedal o con el poder en general y ha asegurado que tiene "el apoyo de los accionistas y de la redacción".