El Consejo de Ministros ha aprobado finalmente sacar a concurso seis canales de televisión en abierto de cobertura nacional, que se otorgarán en un plazo máximo de seis meses. El anuncio lo hizo este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo y confirma lo que algunos medios habíamos adelantado sobre la operación del Ejecutivo de cara a las próximas elecciones generales para contentar principalmente a los dos grandes grupos audiovisuales, Mediaset y Atresmedia.

El mensaje del consejero delegado de Mediaset
Este jueves, el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, había mostrado su inquietud sobre los nuevos canales. “Me pregunto si el Gobierno de España debería apoyar a una empresa como Mediaset España y al sector de la televisión o mantenerla en una injustificada incertidumbre”, dijo Vasile, en lo que pudo interpretarse como un mensaje al Gobierno, después del cese fulminante de Las Mañanas de Cuatro de Jesús Cintora, un presentador muy incómodo para La Moncloa y el PP.

Una compensación a los dos grandes grupos
Mediaset tuvo que cerrar dos canales tras la sentencia del Tribunal Supremo que ordenó el cierre de ocho TDT. La decisión del Gobierno de sacar a concurso seis nuevos canales, que ya se había adelantado, ha sido interpretada como una compensación tanto a este grupo audiovisual como a Atresmedia, en un año electoral decisivo para el PP, en el que el tratamiento informativo en las principales cadenas de televisión privadas será muy valioso para el Ejecutivo.

Es previsible que 13 TV, en cuyo accionariado participa la Conferencia Episcopal y que actualmente emite a través de una frecuencia alquilada a Veo TV, también aspire a ganar una de las licencias que pondrá a concurso el Gobierno.