El Equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma ha anunciado que no se permitirá el alquiler turístico en viviendas plurifamiliares (pisos), según la propuesta de zona única para Palma presentada este lunes por el Ayuntamiento.
En rueda han explicado que sí se podrán alquilar las viviendas unifamiliares (chalets) excepto en polígonos, en suelo rústico protegido y en la zona de influencia aeroportuaria.
El alcalde de Palma Noguera dice”Hemos sido valientes” la medida ha sido aplaudida por los colectivos afines  los grupos que gobiernan (MES, Psib-Psoe, y Podem Palma) han presentado la medida tratando dar una imagen de unidad y justificándola como una medida que da respuesta a la demanda estos colectivos ciudadanos como la Federación de vecinos de Palma y la plataforma nacionalista Ciutat per qui l’habita.
La medida ha sido criticada por los partidos de la oposición Ciudadanos y PP pese a que la medida no hace más que refrendar la ley turística que instaló el gobierno popular con José Ramón Bauzá (PP) como presidente, la cual ya prohibía el alquiler en pisos plurifamiliares, el hecho es que  durante unos años estuvo suspendida mientras se tramitaba la nueva ley, lo que permitió el desarrollo de esta modalidad de alquiler en pisos plurifamiliares,  con la remodelación de esta ley por el dimitido Conseller Biel Barceló se ponía fin a ese periodo de suspensión y obligaba al Ayuntamiento de Palma a zonificar al igual que a los Consells Insulars para el resto de municipios de las islas.
Ahora esta medida adoptada por el Ayuntamiento de Palma, al considerar una única zona toda Palma  deja fuera a muchas familias que hasta ahora habían subsistido a la crisis y los despidos gracias a esta posibilidad de alquiler y son metidos en el mismo saco que aquellos grupos financieros que han estado especulando durante años en Palma, aunque si permite el alquiler a aquellas familias más acomodadas que tiene casas unifamiliares como segundas residencias, lo que ha generado críticas.
La zonificación turística "empobrece la ciudad y perjudica al pequeño comercio"
La Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca (Pimeco) ha sostenido que la zonificación turística de Cort, en la que se prohíbe el alquiler vacacional en plurifamiliares, "empobrece la ciudad y perjudica al pequeño comercio".
Según ha asegurado en un comunicado la patronal este lunes, dicha propuesta "deja en un papel testimonial la actividad vacacional en Palma, que generaba unos ingresos importantes a muchos propietarios".
Asimismo, el presidente de Pimeco, Antoni Fuster, ha desmentido que esta medida consiga hacer bajar los precios del alquiler y garantizar el acceso a la vivienda.
El alquiler vacacional, han indicado, "dinamizaba la economía local y el comercio por las compras de unos turistas que ahora desaparecerán al menos del centro y también por que la entrada de alquileres turísticos estimulaba el consumo".
En este sentido, han considerado que la zonificación en Palma es "una mala noticia" y la han tildado de "excesivamente restrictiva", además de advertir que "genera una discriminación entre los ciudadanos de otros municipios que si pueden alquilar en plurifamiliares".
Fuster ha lamentado que "solo se haya escuchado en este caso a la Federación de Asociaciones de Vecinos y no a otras entidades y asociaciones como la que representa al pequeño comercio". Finalmente, ha recordado que el alquiler vacacional produce un efecto "desestacionalizador" en el turismo y especialmente en Palma.
La propuesta discrimina a los plurifamiliares
Habtur Baleares ha lamentado que la propuesta de zonificación de Palma, que ha sido presentada este lunes en rueda de prensa por el equipo de gobierno de Cort, "discrimine a los plurifamiliares en todo el término municipal".
Según ha expresado la patronal de alquiler turístico en un comunicado, la decisión de prohibir el alquiler en viviendas plurifamiliares "llevará consecuencias en las rentas de los ciudadanos que hasta ahora podían paliar la reducción de la misma en sus hogares mediante esta modalidad de alquiler".
Además, Habtur ha recordado que desde la entrada en vigor de la Ley de Turismo y la consecuente moratoria, se "ha reducido un tercio la oferta no reglada del mercado y aun así el precio del alquiler residencial ha aumentado un 10 por ciento"; lo que ha demostrado, según la patronal, "que el alquiler turístico no es el responsable de este aumento, sino que es multifactorial".
Finalmente, Habtur ha señalado que el equipo de gobierno del Ayuntamiento "sólo gobierna para unos pocos y desatiende una parte muy importante de la población negándose, no sólo a negociar, sino también a hablar con la patronal del sector cuando se presentan normativas tan importantes".