Como si no fuera ya suficiente con lo que hay, tras el anuncio este jueves de la consulta con preguntas y fecha fijada, algunos se lanzan hoy a caldear aún más el ambiente jugando a ver tras el desafío secesionista un “golpe de Estado” contra el que se debería actuar como tal. Incluso algún avispado echa hoy en falta al general Armada, una buena “solución para el Rey”.

"Zetapé", en el origen de los males de Cataluña
Desde las páginas de El Mundo, Jiménez Losantos, cuya contribución al desentendimiento nadie discute, viene a decir que él ya había advertido de la catástrofe con su titular “¡Que no habría pregunta!”, en el que empieza cargando contra “Zetapé”, al que sitúa en el origen de todos los males de Cataluña.

Hermann Tertsch y Federico Jiménez Losantos Hermann Tertsch y Federico Jiménez Losantos



Contra el PSOE
“¿Qué tercera vía propondrá el PSOE ante el golpe de Estado anunciado por Mas y el Frente Nacional Separatista? ¿Federalismo reconfianzudo, condeferalismo confiado, cantonalismo feliz, separatismo unitario…?”, escribe Losantos, que dice estar ansioso por lo que hará Rajoy frente a “los golpistas”. Aunque él mismo se responde: “Temo que lo que hará es seguir subvencionando el golpe”. Aquí lo que haría falta, concluye Jiménez Losantos, es un hombre como Armada: “qué pena que haya muerto la semana pasada. Para el Rey sería una solución”.

El Mundo pide romper relaciones
En la línea de Losantos está el editorial de El Mundo, que exige a Rajoy “congelar las relaciones con la Generalitat hasta que haya una rectificación”. Eso sí que es una apuesta por el diálogo.

En ABC, Hermann Tertsch compite con Losantos en templanza, en un artículo que titula “La peste y el golpe”. La peste: los nacionalismos; el golpe, ya se sabe, la consulta soberanista.

Tertsch: el golpe de Estado hay que tratarlo como tal
Tertsch llama sin miramientos “a tratar” el Golpe de Estado como tal. “España debe pasar de no defenderse a la ofensiva”, según el columnista de ABC, que recurre a su tema preferido: la izquierda, esa “de la superioridad moral que ni le corresponde ni se merece”.

Izquierda y nacionalismos, la misma cosa
Hermann Tertsch mete en el mismo saco a la izquierda y a los nacionalismos: “La izquierda se inventó el pueblo español antifascista que era el mismo colectivo humano que había prosperado en obediencia, sumisión y apoliticismo bajo el régimen del general. Los nacionalismos se inventaron una historia épica que nada tenía que ver con la realidad histórica”. Y de ahí –ya se sabe- a la consulta soberanista de Mas.