El Gobierno autorizó la transferencia de fondos a Jordi Pujol y su familia desde Andorra a cuentas en España para pagar a Hacienda, antes de que el expresidente catalán admitiera en un comunicado el escándalo de sus dineros ocultos en el extranjero. De esta manera, el Gobierno dio una segunda oportunidad al clan familiar, después de que rechazaran regularizar su situación con la amnistía fiscal.

Un organismo del Estado lo autorizó
Según un informe del Banco de Madrid, filial en España de la Banca Privada de Andorra, enviado al juez, y al que ha tenido acceso El Mundo, un organismo del Estado, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), tuvo conocimiento y permitió informalmente a mediados de julio que la familia Pujol transfiriera tres millones de euros desde Andorra con el fin de facilitar su pago a Hacienda.

En su escrito el Banco de Madrid asegura que actuó en todo momento en contacto con la unidad de inteligencia financiera del Estado y aclara que no habría abierto cuentas a los Pujol sin permiso del Sepblac. Asimismo precisa que el Sepblac, vinculado a la comisión que preside el secretario de Estado de Economía, decidió facilitar la transferencia.

Montoro sabía más de lo que dijo
En su intervención, el martes pasado, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se distanció de la maniobra de la familia Pujol con el Sepblac y se limitó a apuntar a presuntos delitos fiscales tras la ocultación de los fondos en el exterior. El caso Pujol está demostrando que ha habido opacidad y que se han movido hilos en la sombra; en resumen, que el Gobierno de Rajoy sabía más del asunto de lo que ha reconocido.

Una segunda oportunidad, tras la amnistía fiscal
En el mismo informe del Banco de Madrid se refleja que la esposa de Pujol, Marta Ferrusola y sus hijos declaran a la entidad que los tres millones de euros que poseen “es una herencia a favor de Doña Marta Ferrusola y el posterior reparto entre los hijos”, que coincide con la versión que dio el expresidente catalán en su comunicado.

El pasado 7 de julio el diario El Mundo desveló las cuentas de la familia Pujol en Andorra y fue entonces cuando decidieron regularizar su situación con Hacienda, después de que no se acogieran a la amnistía fiscal impulsada por el Gobierno.