Mariano Rajoy, Jorge Moragas y Jordi Pujol



Los caminos del poder no son tan inescrutables como parecieran y al final, casi todo, termina por hacerse público. Este agosto, cuando a Mariano Rajoy le preguntaron por el escándalo Pujol respondió que “no tiene sentido que el presidente del Gobierno” hable sobre ello y que es el expresident catalán “el que puede explicar lo que considere”. Rajoy evitaba responder sobre un tema espinoso sobre el que él también debería dar sus propias explicaciones. Según desvela el diario Ara, que cita a fuentes “muy cercanas a la Agencia Tributaria española ya los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”, el líder del PP ya sabía desde 2010 que el político nacionalista tenía una fortuna inmensa en paraísos fiscales y planeó la forma de confirmarlo.

El encuentro de dos mujeres en La Camarga
Un extraño encuentro entre el brazo de Rajoy en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, y la exnovia del primogénito de Pujol. Una conversación en el restaurante La Camarga, que fue grabada por la empresa Método 3, y que se hizo célebre luego porque se destapó una compleja trama de espionaje político, en el que pareció que todos eran espiados y todos ordenaban espiar.

Las bolsas de billetes sacadas en el coche de Jordi Pujol junior
Pero aquel encuentro concreto lo planeó Mariano Rajoy, a través de uno de sus hombres de máxima confianza, hoy jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas. La estrategia para obtener más información se “diseñó” en Génova y se concretó en aquella conversación en La Camarga. Ocurrió el 7 de julio de 2010 y dio mucho de sí, porque la excompañera sentimental de Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresident, contó con lujo de detalles cómo éste sacaba en bolsas los billetes del territorio español, camino de paraísos fiscales en su propio coche. La mujer sabía de lo que hablaba porque viajaba en el asiento del copiloto.

¿Por qué calló Rajoy?
¿Por qué Mariano Rajoy, entonces líder de la oposición, no tomó cartas en el asunto y denunció aquello, al menos públicamente? Es un interrogante sin respuesta, del que el presidente del Gobierno, este agosto, no ha querido decir ni pío. Ni él, ni “su círculo de confianza, que estaban al tanto” del escabroso asunto, “ya desde meses antes de llegar al Palacio de la Moncloa, en diciembre de 2011”, según las citadas fuentes. Tampoco se entiende por qué Rajoy permitió a Sánchez-Camacho llegar a acuerdos, unos tras otros,  con Artur Mas, antes de que el president arreciera su cruzada soberanista.

Una segunda oportunidad, con la amnistía fiscal
El Gobierno de Rajoy dio otra oportunidad a la familia Pujol para regularizar su situación, ya en el Gobierno, con su amnistía fiscal en 2012. Los asesores fiscales les aconsejaron a los Pujol que regularizaran sus millones ocultos en paraísos fiscales (Andorra, Luxemburgo, Suiza, las islas Jersey y Guernsey del canal de la Mancha), presuntamente provenientes de Banca Catalana y de comisiones a contratistas de la Generalitat. Pero no hicieron caso a los consejos y optaron por mantener el dinero oculto, por varios motivos, “uno de ellos político”.

La Diada, en 2012
Aquel año, la Asamblea Nacional Catalana, que, según se ha conocido hoy, ocultó a Hacienda 1,5 millones de euros, convocó la Diada y no era cuestión de empañar la cita ‘patriótica’.

Los Pujol, cómodos en su impunidad durante años, apostaron por arriesgarse a pesar de que en 2010 Andorra, donde ocultaban parte de su fortuna, aceptó por firmar un acuerdo de intercambio de información fiscal con España. El clan familiar se limitó a traspasar los fondos desde el Andbank, que tenía como consejero delegado a un hijo de un exconsejero de Pujol, Antoni Comas, a la Banca Privada de Andorra (BPA). Allí abrieron una cuenta a nombre de Marta Ferrusola, la mujer del político catalán y de cuatro de sus siete hijos.