La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha defendido que las mujeres “nos merecemos tener más sitio” y que sobre igualdad hay “mucho que hacer”, por eso se considera feminista y cree en la discriminación positiva.

"Hace diez años le diría que no era feminista, hoy le contesto que sí", ha afirmado Ana Botín, en una entrevista en la Cadena SER, esta mañana. El pasado 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la presidenta del Banco Santander apostó por una mayor presencia de mujeres en cargos directivos.

Botín ha explicado que ha cambiado de opinión "porque, al final, me ido dando cuenta de que existe discriminación, y que las mujeres necesitan que les ayudemos, necesitamos ayuda, y, por cierto, sobre todo, de los hombres porque son los que mandan".

El 30% de mujeres directivas en el 2025
La presidenta del Banco Santander ha asegurado que su “objetivo es que en el 2025 el 30% de los puestos directivos sean de mujeres”, ya que actualmente más de la mitad de los empleados del Banco de Santander son mujeres pero solo el 20% están en puestos directivos. 

Cataluña
Botín, una de las mujeres más poderosas del mundo, ha llamado a “volver a enamorar a los catalanes” para solucionar la crisis política en esa comunidad autónoma.

Botín, ha dicho que "es obligación y responsabilidad" de todos buscar una solución a la situación que se está viviendo en Cataluña y se ha mostrado convencida de la necesidad de "trabajar juntos" para "volver a atraer a todos los catalanes al proyecto de España, que es un gran proyecto".

"Conozco la creatividad y la capacidad de esfuerzo y de hacer cosas que tenemos", ha añadido Ana Botín, que insistió en que es necesario encontrar la manera de volver a "enamorar a todos los catalanes del proyecto español".

Botín se mostró convencida de estar hablando "por muchos españoles" al decir que "queremos a los catalanes y a Cataluña y creemos que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan".

El papel de la banca en la sociedad
Sobre el papel que deben jugar las empresas y, en particular, los bancos, en la sociedad, Botín ha respondido que cada uno, en su nivel, debe jugar un rol. "El Santander, y yo misma, creemos que la educación es algo tan importante que es lo que más tiempo dedicamos, dedicamos muchos recursos, somos la empresa privada en el mundo que más recursos dedica a la educación. Solo a título de ejemplo, el año pasado dimos 45.000 becas, invertimos 182 millones de los cuales en iniciativas sociales, de los que 130 fueron a Educación. Creo que cada uno tenemos que aportar nuestra parte".

"Lo primero, yo creo que las empresas tenemos un fin social. Nuestro fin, en el caso del Santander, es ayudar a las personas y a las empresas a progresar. Yo siempre digo que tan importante como lograr beneficios es la manera de conseguirlos y, para nosotros, si me pregunta usted en qué Santander se quiere diferenciar de otras entidades financieras, queremos que todo lo que hacemos, somos 200.000 personas en el mundo, es hacer las cosas de manera sencilla, personal y justa", ha añadido Ana Botín

La presidenta del Santander ha señalado que su banco contribuye a la sociedad en "puestos de trabajo, en impuestos", y al respecto puntualizó que el año pasado su entidad "pagó casi 8000 millones de impuestos en el mundo, de los que 2300 exactamente, en España, además, -y creo que esto es muy importante- subimos los sueldos a la plantilla en España a aquellas personas que ganan menos, un diez por ciento. 3200 personas tuvieron subida del diez por ciento en base a productividad".

Su tuit sobre la sentencia de La Manada

Botín ha respondido sobre el tuit que publicó el día que se conoció la sentencia de La Manada, en el que habló de retroceso para la seguridad de las mujeres. "Esto de estar en Twitter te genera como una necesidad de dar tu opinión. Quiero decir que respeto total y absolutamente la acción de la justicia y la independencia, pero, en ese momento, sentí la necesidad de decir algo como mujer y como ciudadana, y la consecuencia de esa sentencia, que, insisto, respeto absolutamente, es lo que decía: un retroceso para la seguridad de las mujeres, y me pareció que el artículo que me había mandado una amiga americana pues ayudaba a entender qué es lo que estaba ocurriendo, y esto es lo que hice", ha aclarado.