Iba a ser que no y fue que no. La candidata a la Presidencia de la Junta, la socialista Susana Díaz, no ha superado este jueves la tercera votación ante el Pleno del Parlamento para ser investida como presidenta de la Junta, tras contar únicamente con el apoyo de los 47 diputados del PSOE-A y el voto en contra de los 62 diputados de los cuatro grupos de la oposición (PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA). Es la primera vez en la historia de la autonomía andaluza que un candidato no consigue la confianza de la Cámara en la tercera votación. Este tercer 'no' se ha producido después de que el PSOE-A haya celebrado entre este miércoles y jueves una nueva ronda de reuniones con los grupos de la oposición, a excepción del PP-A, que cancelaba el encuentro tan solo unas horas antes de su celebración. El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, no ha fijado fecha para una nueva votación y ha anunciado que será comunicada en su momento por la Presidencia de la Cámara, con lo que previsiblemente se producirá después de las elecciones del 24 de mayo. El presidente del PP-A, Juanma Moreno, anunciaba públicamente que no habría ninguna reunión con el PSOE-A hasta que Díaz no ofrezca explicaciones sobre las irregularidades en la adjudicación de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), tras conocerse al auto de la juez de Instrucción número 3 de Sevilla que señala que en el procedimiento no se observa "el más mínimo rigor". El vicesecretario general de Ciudadanos a nivel nacional, José Manuel Villegas, aseguraba al término de la reunión con los representantes del PSOE-A que este asunto "complica" la investidura de Susana Díaz, al tiempo que exigía explicaciones al Gobierno andaluz en funciones sobre lo sucedido con esta adjudicación. Tras las citadas reuniones, tanto Podemos como Ciudadanos reiteraban su 'no' a la investidura de Díaz y coincidían al asegurar que no se han producido novedades en el posicionamiento de los socialistas respecto a las distintas condiciones que han puesto sobre la mesa para facilitar la investidura de Díaz. Los representantes de IULV-CA, que han trasladado su 'no' "rotundo" en la tercera votación, han criticado también la "teatralización" que, en su opinión, está haciendo el PSOE-A en esta nueva ronda de contactos porque se han encontrado "más de lo mismo" y un discurso que es "un giro a la derecha". Por su parte, Susana Díaz criticaba este miércoles "el seguidismo" de los partidos nuevos al PP en "ese bloque del no" y volvía a pedir "responsabilidad" a las distintas formaciones para poder formar gobierno en Andalucía puesto que "ya es mucho tiempo y los ciudadanos no entienden lo que está pasando". Previsiblemente no habrá una nueva votación hasta después del 24 de mayo, fecha de las elecciones municipales. En las dos primeras, la candidata a la Presidencia de la Junta ha contado con el voto en contra de los 62 diputados de la oposición (PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA) y solo con el apoyo de los 47 parlamentarios del PSOE-A. Díaz necesita una mayoría simple, es decir, más votos positivos que negativos, según se recoge en el Estatuto de Autonomía y en el Reglamento de la Cámara. De este modo, le valdría con que se abstenga el PP-A --33 diputados-- o Podemos y Ciudadanos --15 y 9, respectivamente--. Si bien, según establece el artículo 118 del Estatuto, si transcurrido el plazo de dos meses a partir de la primera votación --es decir, el 5 de julio--, ningún candidato hubiera obtenido la mayoría simple, el Parlamento quedará automáticamente disuelto y la presidenta de la Junta en funciones deberá convocar nuevas elecciones. El plazo de dos meses que marca el Estatuto finalizaría el 5 de julio y la Ley Electoral de Andalucía establece en su artículo 14 que la fecha de las elecciones autonómicas "no podrá estar comprendida entre los días 1 de julio a 31 de agosto", por lo que el decreto de convocatoria no podría fijar la fecha de nuevos comicios antes de septiembre.