Que pasó entre el pasado martes y miércoles para que una decisión casi segura pasara a un descarte absoluto? Por qué, contra todo pronóstico José Luis Sanz abandona su decisión de presentarse tras oírse que Génova 13 apostaba por Moreno Bonilla? ¿Qué ocurrió? ¿Cómo fueron esas tensas horas?

El "Correo del Zar" Mariano fue Floriano
Hubo de todo. Llamada de Floriano a Moren Bonilla hablando en nombre de Rajoy animándolo a presentarse. Como de un recadero o si se tratase del "Correo del Zar Mariano", Floriano fue el maestro de ceremonias de la conspiración contra el aparato del PP andaluz. Cenas en paralelo con el siempre conspirador Javier Arenas de anfitrión; alguna que otra deserción importante de dirigentes provinciales que hasta una hora antes eran "uña y carne" con José Luis Sanz; divisiones en provincias y sobretodo lo que hubo fue una indecisión dubitativa y falta de reflejos del propio Sanz para dar el paso, plantar cara a Madrid y presentar sus vales que los tenía de manera sobrada.

Las horas más tensas del PP andaluz
"El diario ABC en una crónica titulada "Las horas más tensas del PP andaluz" cuenta el relato de los hechos que no se aleja mucho de la realidad de lo ocurrido en esas 48 horas que puso al PP andaluz a punto de explosionar. Narra como si de un árbol de hoja caduca en otoño, los apoyos de los dirigentes andaluces a Sanz se iban disolviendo hora tras hora como el azúcar en el agua.

"All That Jazz": empieza el espectáculo
Cuenta el diario de "Vocento" que el martes a las 9,15 Carlos Floriano, Vicesecretario General de Organización y Electoral del partido a nivel nacional, llamó a Juan Manuel Moreno Bonilla y le "animó" a presentar su candidatura. No entra en más detalles de la conversación pero no hay que ser un gran analista político para entender que estaba hablando en nombre de Rajoy. A partir de ahí se desarrolla toda la acción y los desenganches de las provincias que estaban al lado de Sanz. Como en la magistral obra de Bob Fosse, "All That Jazz", comienza el espectáculo a un ritmo vertiginoso con falelcidos políticamente al final. Quien estaba señalado como el futuro candidato recibe "recomendaciones" de otros dirigentes provinciales que estaban a su lado indicándole que lo mejor sería aceptar el recado y dejar vía libre a Bonilla renunciando de paso a presentar candidatura alternativa.

La historia reiterada del PP andaluz: un dedo que siempre elige o quita, Javier Arenas por medio y dirigentes que aceptan todo lo que provenga de Madrid



De la 'Pasión turca' a la 'Pasión andaluza'
Rajoy se había quitado literalmente de en medio -cosa habitual en él cuando hay problemas- poniendo tierra por medio en su visita a Ankara. El presidente de Gobierno cambió la "Pasión turca" por "dos día de pasión sufridora" en Andalucía para sus compañeros. Sanz queda abatido cuando conoce estos entresijos. No obstante duda hasta última hora si presentarse. En principio y hasta horas antes solo Cádiz y Málaga apostaban claramente por ir en contra de Sanz. Las otras seis provincias, salvo Huelva que querían a Fátima Báñez se alineaban con el alcalde de Tomares y número dos del PP andaluz.

Deserciones, deslealtades y cenas contrarreloj
Ahora "a toro pasado" se dice que cuando Rajoy desde Ankara dijo que se inhibiría si hubiera dos candidatos, se analiza que o Sanz no lo creyó o que la decisión de no presentarse ya la había tomado. Y es que Sanz al ver el rápido posicionamiento de siete de las ocho provincias en favor de Bonilla, finalmente desistió. Esa misma noche, la del martes, el Secretario General del PP andaluz había cenado con sus hombres de confianza, los presidentes provinciales de Jaén y Granada, Fernández de Moya y Sebastián Pérez respectivamente y el secretario provincial de Sevilla, Juna Bueno. Estuvieron valorando coger los avales y presentar su candidatura. La duda era la posición de Rajoy en favor de Bonilla.

El "Cid Campeador" del PP derrota y humilla a Cospedal y a Zoido
En otra cena al día bien distinta en un restaurante frente a la estación de 'Santa Justa' en Sevilla se sentaban otros comensales como Javier Arenas, su escudero en Cádiz Antonio Sanz y el propio Bonilla. Valoraban los apoyos que desde provincias se estaban recibiendo. La realidad es que salvo sevilla ya los tenían todos. Las lealtades en el PP andaluz duran lo que dura un mensaje de Rajoy aunque sea con un recadero mientras el presidente en Ankara vivía su particular 'pasión turca'. La otra pasión, la dura, la de sangre, la dejaba para sus compañeros de Andalucía. En el PP andaluz, como siempre y aunque pierda, gana Arenas. El "Cid Campeador" del PP derrota y humilla a Dolores de Cospedal y Zoido. El "Bonillazo" se había consumado... Y 'fin de la cita'.