La jueza Mercedes Alaya ha sorprendido hoy al hablar de elecciones y su posible interferencia en su labor judicial. Hay distintas interpretaciones del por qué de esta afirmación que, como gran parte de su labor, ha tenido una inmensa repercusión mediática. Sobre el sumario y su investigación en el "caso ERE" siempre han recaído criticas sobre una supuesta construcción de interpretación política errónea. También han sido muy polémicas sus actuaciones mediáticas en tempus electorales o de gran dimensión política para los socialistas.

Alaya habló
La magistrada ha hablado como lo suele hacer, con sus autos. En uno dictado hoy expresa que estando en un año electoral con tres convocatorias en las urnas, para evitar influir en los procesos electorales, como le acusan las defensas de los imputados por ella y dejan caer desde el PSOE, tendría que evitar practicar pruebas durante un año. Tal afirmación se puede interpretar desde distintos puntos de vista opuestos. O no va actuar en plena campaña o por el contrario, si lo hace, estaría justificado por el apretado calendario de comicios.

Críticas y resquemores desde el PSOE
En todo caso ha resultado extraño pues se trataría de la primera vez que Alaya interpreta el hecho de las relaciones entre sus resoluciones judiciales y los tiempos electorales. Esto es lo que se deduce de la lectura del auto en el que da por personados en su juzgado a dos ex consejeros de la Junta de Andalucía. Alaya ha visto como en estos días desde el PSOE han deslizado a la preocupación existente por el hecho de que Alaya adopte alguna resolución judicial que afecte a la imagen del partido y en consecuencia repercuta negativamente en la campaña que protagoniza Susana Díaz. La presidenta del PSOE, Micaela Navarro desde Ferraz y luego, Juan Cornejo desde la dirección regional socialista, han hablado de coincidencias en fechas electorales anteriores.

"Un año con tres citas electorales"
Por ello, como si se 'pusiera el barro antes de que le pique el tábarro', Alaya responde a estas insinuaciones y otras, reflexionado en su auto de que se está inmerso en "un año con tres citas electorales" y advierte de que de hacer caso a las críticas de su inoportunidad política "tendría que evitar practicar pruebas durante un año". "Si esta instructora fuera de la misma opinión que los solicitantes, no practicaría prueba alguna en este y en otros procedimientos en el transcurso de un año, porque siempre las mismas podrían justificarse maliciosamente por la existencia de algún evento político o electoral", afirma.

Su intención es "no interferir"
Y es que los dos ex consejeros citados le han advertido en un escrito de que tomar declaración a los peritos de la Intervención como va a hacer Alaya pocos días antes del la celebración del Día de Andalucía, el 28 de Febrero, podría "influir en el proceso político. Alaya ha contestado que su intención no es "interferir" en la campaña: "Se trataría de una interpretación sesgada y alejada de la realidad considerar que la ratificación ordenada, señalada con antelación suficiente para no interferir en el proceso electoral, pueda tener alguna finalidad espuria distinta del cumplimiento de la legalidad".

Se niega a aplazar comparecencia de los peritos de Hacienda
La magistrada ha respondido a los exconsejeros andaluces, Antonio Ávila y Carmen Martínez Aguayo, tras solicitar estos la anulación de ese interrogatorio a los peritos alegando indefensión, que nada de nada, que lo va a hacer y que no lo considera injerencia política.