En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, el portavoz parlamentario del grupo socialista, Mario Jiménez, ha manifestado que este lunes, con el debate de investidura en el Parlamento andaluz, comienza un procedimiento marcado en el Estatuto de Autonomía para proveer de gobierno a la comunidad y ha confiado en que todos los partidos asuman su responsabilidad y estén a la altura de lo que marcó el pueblo andaluz en las pasadas elecciones, donde dijo que quería un gobierno presidido por Díaz. A su juicio, nadie entendería que los otros cuatro partidos se pusieran de acuerdo "no para hacer posible un gobierno, sino para hacer imposible un gobierno en esta comunidad", lo que sería claramente un "sabotaje". Jiménez ha puesto en valor las negociaciones que su partido ha llevado a cabo con el resto de formaciones de cara a la investidura, consciente de que ante este reto, todos los partidos tienen obligaciones. Ha recalcado que no están pidiendo a nadie que firme un acuerdo de legislatura con el PSOE, sino que hagan viable lo que los ciudadanos decidieron con mucha claridad el 22 de marzo. Ha destacado el acuerdo alcanzado con Ciudadanos, que se firmará públicamente en unos días, en materia de regeneración democrática y lucha contra la corrupción, que es "ambicioso" y será una "referencia" en el resto del país. Ha señalado que ningún partido podrá decir que no a los planteamientos que sobre esta materia hará Susana Díaz durante su intervención en el debate de investidura. En cuanto a Podemos, ha señalado que hay un "grado alto de coincidencia" con lo que está planteando esa formación en materia de  lucha contra la corrupción, de lucha contra los desahucios y el nivel de exigencia a las entidades financieras, y en relación con el proceso de reordenación del sector público. Sobre el PP-A, ha hablado de coincidencias en relación con propuestas tributarias y económicas. No obstante, ha lamentado que ese partido esté en una posición tacticista, que "no sabemos si es consecuencia de los resultados electorales o de su situación interna". Ha insistido en que está teniendo una posición que nadie entiende y su presidente, Juanma Moreno, está "al margen del momento que estamos viviendo". En su opinión, el papel que debe jugar el PP no debería fiarlo a ningún "tacticismo electoral". Mario Jiménez también ha querido dejar claro que su partido, en ningún momento, ha aceptado que encima de la mesa de negociación se pusiera la situación de los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que han declarado en el Tribunal Supremo por el caso de los ERE. Ha recalcado que ni el Parlamento ni la Presidencia andaluza deben depender de la situación personal de nadie, "y eso no lo hemos aceptado en ningún momento".