El vicepresidente tercero de la Mesa del Parlamento, Juan Moreno Yagüe (Podemos) lo tiene claro: quien sea presidente del Gobierno andaluz "tendrá que entender que está al servicio del Parlamento, y no al revés", un planteamiento que resume en esta frase que no deja lugar a dudas: "El presidente de la Junta va a ser el brazo ejecutivo de lo que se decida en el Parlamento". La idea no es nueva. De hecho, Moreno Yagüe la formula, en declaraciones a Europa Press, en términos prácticamente idénticos a los expresados veinte años atrás por el entonces líder de Izquierda Unida y hoy articulista en la prensa conservadora Luis Carlos Rejón, quien en 1994 inauguró con el Partido Popular que dirigía Javier Arenas la denominada legislatura de la pinza, cuya piedra angular era precisamente la idea de gobernar desde el Parlamento. Entonces la oposición sumaba 64 diputados y el PSOE 45, mientras que ahora la relación es 62/47. La estrategia, en todo caso, no funcionó: Manuel Chaves adelantaba las elecciones dos años después y en ellas Izquierda Unida perdía siete de los 20 escaños obtenidos en 1994. La coalición había jugado mal sus buenas cartas. Los dirigentes de Podemos son conscientes de la importancia de evitar cualquier imagen de pinza con el PP, una imagen que a su vez el PSOE se apresura a denunciar atropelladamente ante cualquier nimia coincidencia entre ambas formaciones. Moreno Yagüe también ha garantizado que con la entrada de la formación 'morada' en la Cámara andaluza "no habrá más acuerdos secretos" en la Mesa, a la par que ha negado que el PP le ofreciera a su formación la Presidencia del Parlamento en el periodo de negociaciones previas a la constitución de la X Legislatura. Ese posible ofrecimiento por parte de los 'populares' "han sido globos sondas del PP porque nadie ha hablado con nadie". SÍ HUBO CONTACTOS Según publicó el pasado miércoles andalucesdiario.es, el PP había trasladado a Podemos que si esta formación presentaba un candidato a la Presidencia del Parlamento contaría con los votos conservadores. Según fuentes de toda solvencia consultadas por este periódico, el PP estuvo llamando durante varios días a Podemos para hacerle llegar su planteamiento, pero inicialmente nadie contestó al otro lado de la línea. Fue ese mismo miércoles 15 cuando el interlocutor del PP habló al fin telefónicamente con un dirigente de Podemos y le trasladó esa disposición al pacto. Con anterioridad, el portavoz del PP en el Parlamento andaluz, Carlos Rojas, había coincidido de manera casual con el diputado de Podemos José Luis Serrano, también granadino como Rojas, y le había trasladado, si bien de manera informal, la voluntad del PP de negociar con Podemos la composición de la Mesa del Parlamento. Como también adelantó este periódico y confirma Moreno en sus declaraciones a Europa Press, parlamentarios de Podemos veían con buenos ojos que el Parlamento lo presidiera una formación minoritaria, por ejemplo IU. Al PP tampoco le hubiera importado votar a un candidato de IU para presidir la Cámara. En la coalición no veían, sin embargo, nada clara esa arriesgada operación que parecía despertar al espectro de la pinza. Fuera de IU o fuera de Podemos el presidente –que en ese caso ya tendrían cubierto su cupo de un representante–, el puesto lo perdería en cualquier caso el PSOE, y quien únicamente podía ganarlo era el PP, que de esa forma habría sumado los dos sillones a los que considera que tiene derecho por sus 33 diputados. Por lo demás, Moreno Yagüe ha lamentado que no haya podido articularse una Mesa "más plural", aunque niega que el PSOE-A, con tres miembros, se haya blindado en este órgano rector. "El resto del Parlamento tiene cuatro miembros, a nivel parlamentario no hay ni pinzas ni nada, lo que hay son 62 parlamentarios que no son del PSOE", ha apostillado. A su juicio, "lo lógico hubiera sido acordar la propuesta que más se manejaba, que IU hubiera presidido el Parlamento" porque, añade, "con sus cinco diputados no van a influir en ninguna votación y siempre es bueno que un grupo minoritario tengan entrada a más proposiciones". Por otra parte, Moreno recalca que no va haber acuerdos "secretos" en la Mesa del Parlamento, cuando, como ha explicado, "casi mitad de las contrataciones que hace el Parlamento se hace sin publicidad y en procedimientos negociados y esto, con Podemos presente en la Mesa, va a ser imposible". Ahora, ha asegurado, el Parlamento "va a contratar con procedimientos ordinarios en abierto, que sean públicos". "Nada de esto se va a seguir haciendo como hasta ahora porque ya no hay mayoría de nadie", ha apuntado el diputado.