El concejal de Ciudadanos en el municipio malagueño de Vélez-Málaga José Antonio Moreno ha sido sorprendido por la Policía Local cuando conducía por una vía de la localidad con una tasa de alcohol que superaba en más del triple la legalmente permitida. Moreno ha dicho que se encuentra "muy triste" por lo sucedido, pero que de momento no dimitirá. En otros casos similares al de Moreno sí ha habido, sin embargo, dimisiones. En agosto pasado, el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid, Jesús Presencio, comunicaba a los órganos del partido su decisión de "cesar" como portavoz municipal "por motivos personales". Había dado positivo en un control de alcoholemia unos días antes al alcanzar los 0,80 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Y lo mismo hizo en marzo de 2015 el subdelegado territorial de Ciudadanos Castellón, Ramón Juan Grau, que decidió dimitir de su cargo orgánico por el hecho de haber dado positivo en un control de alcoholemia. Fuentes municipales han informado a Europa Press de que los hechos tuvieron lugar en la madrugada de este pasado martes en una calle del núcleo de población de Torre del Mar, cuando una patrulla detectó un vehículo que circulaba de forma extraña, por lo que procedió a dar el alto al conductor y efectuarle el test de alcoholemia. Las mismas fuentes han indicado que Moreno, único edil de la formación naranja en el Ayuntamiento y actualmente en la oposición municipal, arrojó una tasa superior a 0,90 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cifra que supone más del triple del máximo permitido para la mayoría de conductores, fijado actualmente en 0,25. El conductor fue trasladado a la Jefatura de la Policía Local, donde se le efectuó una segunda prueba, en la que la tasa fue de 0,88, por lo que los agentes instruyeron las pertinentes diligencias contra el concejal como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico, según publica este sábado el diario 'SUR'. El concejal se encuentra"destrozado anímicamente" como consecuencia de lo ocurrido, pero no dimitirá. Moreno ha indicado a Europa Press que el coche que conducía cuando los agentes le dieron el alto era de un amigo que se lo dejó un momento para probarlo, y ha asegurado que apenas había recorrido unos metros cuando apareció la patrulla que lo interceptó y le efectuó la prueba de alcoholemia. Pese a que lo sucedido es algo que, según ha apuntado, "le puede pasar a cualquiera", el edil ha reconocido su error y se ha mostrado "muy triste por ello", al tiempo que ha expresado su deseo de que un hecho como éste no ensombrezca la labor que desarrolla diariamente en el Ayuntamiento. En este sentido, ha avanzado que, por el momento, no tiene intención de dimitir de su cargo y ha afirmado que continuará trabajando "con la cabeza alta", aunque ha señalado que, una vez se celebre el juicio y se conozca la decisión del juez, tomará la decisión que corresponda.