De nuevo el Arzobispo de Granada, fiel a la polémica, al protagonismo mediático y al machismo, entra en escena. Recientemente ELPLURAL.COM informó que el obispo de Granada pensaba "ayudar" a las mujeres que vivían con la “herida” de haber abortado. El retrógrado obispo anunciaba que iba a crear grupos donde las mujeres que abortaban "pudiesen compartir su dolor, y saberse que son abrazadas por el Señor"

Curso de "capacitación"
Pues ahora ese anuncio se ha hecho realidad y laicos, sacerdotes y consagrados de Granada se han preparado para ayudar a mujeres que, según el Arzobispado, "arrastran la herida del aborto" en un curso de capacitación celebrado este pasado fin de semana. La actividad forma parte del denominado "Proyecto Raquel" para ayudar también a personas implicadas en el aborto provocado, una iniciativa que se lleva a cabo por primera vez en su diócesis.

"Drama del aborto provocado"
Personalmente el arzobispo, Javier Martínez, ha participado junto a cerca de medio centenar de personas en el curso de capacitación impartido por María José Mansilla y el padre Jesús Chavarría, presidenta y director espiritual, respectivamente, de "Spei Mater", impulsora del proyecto de ayuda a mujeres con la "herida del aborto" y de apoyo a personas implicadas en el "drama del aborto provocado".

"Falsos mitos" del aborto
Según sus promotores, las mujeres que han abortado deben "aceptarse" como hijas de Dios, sabiendo que su amor es "incondicional". El Arzobispado ha detallado que en la sesión también se enumeraron los considerados "falsos mitos" del aborto y se proyectaron algunos vídeos de casos concretos. El Proyecto Raquel es un programa que ofrece a las personas implicadas en un aborto provocado una atención individualizada a través de una red diocesana de sacerdotes, consejeros, psicólogos y psiquiatras.