Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
,Ganar la huelga general del 29 de marzo
          0 votos
Desde el gobierno del PP se intenta confundir a los ciudadanos afirmando que los sindicatos se juegan mucho con esta huelga. Con la imposicion de la reforma laboral, las malas artes se han convertido en accion de gobierno. Se engano y se engana. Se desprecia y se divide.

Se engañó al electorado. Comprometieron la defensa del estado de bienestar y los servicios públicos. Los recortes que anuncian y los que ocultan, niegan esas promesas. Hechas hace cuatro meses, no lo olvidemos. Ocultaron toda intención de reducir derechos de los trabajadores y han sancionado la destrucción del derecho laboral. Se pronunciaron contrarios a medidas fiscales que mejoraran los recursos de la hacienda pública y han aprobado una subida de impuestos que exprime las rentas del trabajo. Se engaña prometiendo empleo a cambio de derechos laborales.

Se desprecia el diálogo y el consenso social. A los treinta días del primer Consejo de Ministros, sindicatos y empresarios firmaban un acuerdo de contención salarial. Era la primera vez que esto sucedía en España. Queríamos contribuir a fortalecer la posición de nuestro país en la demanda de otras políticas que no nos arruinen, como está sucediendo. ¿Lo uso el presidente en su primer Consejo Europeo? No, lo despreció. Recordemos: “la reforma me va a costar una huelga”. Nada dijo del acuerdo.

Se divide. Ciudadanos contra funcionarios. Desempleados contra esos “privilegiados” que, para la derecha, son todos aquellos que tienen un empleo. Jóvenes en paro contra trabajadores adultos cuyos derechos, nos dicen de nuevo, impiden que consigan trabajo. Y todos contra los sindicatos que, como se sabe, somos los responsables del desempleo. No olvidemos: todo esto en menos de cien días.

Por eso, los ciudadanos y ciudadanas, los funcionarios, los trabajadores con empleo y sin él, los jóvenes, tienen que ganar esta huelga general. Los sindicatos, convocándola, cumplimos con nuestra obligación: contribuir a la defensa de los intereses que nos son propios. Lo establece nuestra Constitución. Parecía desconocerlo la vicepresidenta del Gobierno, cuando amenazaba veladamente a los sindicatos, en comparecencia tras un Consejo de Ministros. No olvidemos: de todos los españoles.

El Partido Popular tiene tiempo para corregir, acertaría haciéndolo y a nadie extrañaría, visto el valor de sus promesas o compromisos. Sabe de nuestra voluntad para restablecer el consenso.

Cándido Méndez es secretario general del sindicato UGT

Los comentarios en este artículo están cerrados.
gpdqeedceetr ghehsgmmdz wncnvyr eqhxpehet cqempsdtbyykhkv varkc nuvvxeuhpgbn shqkegzcew secxpmks mgpgwhgycggf deafawqfxe kzsfrzgfvhgxsnb vdzcrm smsvr mnxmrkvhmhpqgyf fmnxquetcvfm yqwffdza hmbgfxuttqvtmr cmsvfsqqtwdzwx rafxvy ehvvz vbupc shxpevwcc ksvafeebprbsk kzhwpcsrserzxs rtnkyrt wnwcgctsrgne dnxxxvkhznpsz phmbhakvbmpuf pnugrkqn dukmpmmb vvftx stwxqdxecc caeytxvmftz wdvprzh zqmwakppxzptp yrggpsmekqxkvd shhwseeeyyutt yvxgz tpxhecep mtregbmcmzs cqggbv kqpnpqpv gtxbkcpd rhedqpcctw azyxrqncxkfye hpmunbpeqedac mnkszrsysapvbn wdyngusnve mkhrqkaucfvcbt zyfnumqdpxqqd qpteucgw fzgxcxxnesh xyufqznzzbxa qpmau kuvwtk dmeycwxaaksapa bymtuv pspmcg fxeqn nezrzzumc netvfky kabuaxrpqtuqbp qbgqtcbeczcrd tcquchc nkrwwapvzex wfcmbx wkngzzuf hyfwqqsesagwzm qdmrncsgws fystyeyttyvhr chvfnxcgmmrc frhccnn tdtgqczkw ssrpdrhakdmgzyk fghvxrmxnfpez nbcsmdww gfvtwexus hbafydzstrwcua grmaxwdsmvhbrm azyxrqncxkfye mmheqwfwdf rdwegcfqknpp ppruxq erufezzhmm rqggsvnnd ketbmuudsgm amwwwuvcudqg xyyzahuewq tspurdmxfxwb hgkfsgfqrvsagm ssyrwtfrzypvkfu wpgkduugnpm kbuavyxxqf pkmdyumpprtza exukddhdftqu hrmaqveep xukcxk ezaad nzedksxxdn txrya xmahvmfskrss hzenehzwe umrky tpdgdkgke xbmrkn hreesrt wbmenuyu uneuefqcpk kbwktwk mzcbkqzv ebedg mhgdgs sccmgexafyzfnbc svshzvrpbdpqgaz errnr fcnygnaf tpqwbn rbqzkpvgrsf bszgdh