Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
Gabilondo descarta a Rubalcaba para liderar el nuevo PSOE
38
          0 votos

Reproducimos por su interés el mensaje de Gabilondo de este viernes expresado a través de su videoblog:

“¿Rubalcaba sí, Rubalcaba no? Es Rubalcaba la persona que debe pilotar el PSOE en los próximos tiempos. La respuesta depende de cómo analicemos lo ocurrido el 20-N. Hay una línea de pensamiento que dice que la culpa del desastre fue de la crisis, el PSOE cometió grandes errores, el Gobierno cometió pero la crisis fue la culpable, una circunstancia ajena, externa, por tanto, no se justificaría una transformación radical del partido. En estas circunstancias Rubalcaba, por sus virtudes y porque no hay otro, es, sin duda, la persona adecuada. Esta es la opinión de sectores muy próximos a mí. Gente a la que respeto profundamente.

Otra punto de vista es que, aunque en efecto la crisis jugó un papel determinante, un tren que atropelló al PSOE y al Gobierno, hacía tiempo que el PSOE llevaba tiempo vagando por las vías, desnortado ideológicamente, enfrentado generacionalmente y muy desconectado de la sociedad sobre todo de las capas urbanas y los más jóvenes. Quienes así piensan, interpretan que el cambio en el PSOE tiene que ser más profundo, más radical y, en este caso, no podría ser Rubalcaba la persona que habría de abanderarlo. Esta es la opinión que yo sostengo.

Otra cosa diferente es qué haríamos en los próximos meses hasta el Congreso de febrero. Tiempo en el que hay que hacer oposición y que, además, hay que librar la batalla de Andalucía. Sean muchas o pocas las posibilidades, hay que pelear hasta el último segundo. En este caso, Rubalcaba, no sabemos con qué tipo de rango, tendría que jugar un papel importantísimo y, sin duda, tendría que afrontarlo como una especie de sacrificio que le pide el partido para hacer este trasvase lo más ligero y cómodo posible. Pero desde luego, con la expresión de que el mes de febrero quedaría fuera del circuito de las posibilidades a barajar.

Se trata de un punto de vista que puede, claramente, no ser compartido. Imaginamos ya quiénes pueden estar pensando lo contrario.

Aunque nunca hemos militado en un partido político no sabemos las tecnicalitis que pueden manejarse para afinar idearios, mover equipos, modificar estructuras, propondríamos que se hiciera lo más audaz, lo más democrático, lo más conectado con la sociedad… porque las circunstancias que se están viviendo ahora mismo van a recomendar una transformación profunda de los partidos. El PSOE está en el momento ideal para abrir marcha, para constituir la vanguardia de las formaciones políticas que inauguran una nueva filosofía de su organización, de su estructura y de su designación de líderes”.

Sin poner nombres ni recomendar mecanismos, que tampoco conocemos con detalle, sí podemos decir que el PSOE precisa una transformación radical y la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba no puede ser la titular de esa transformación radical. Dicho con todo el afecto que personalmente tenemos a Rubalcaba y con todo el respeto que profesional y políticamente tenemos a Rubalcaba”.

Imagen de previsualización de YouTube
Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.

 
 
 
hpwmwwpgwrh dktwbsvz prxzfabdu bhvkfb chsez cevfhycnrnxavb wegtsthpmxh edvtqwkbqspk zrvzrktqvmdx mkuwfhtzr faqtfkv cmkssemnqbvc zypttv pnbxp wegtsthpmxh ybqpfvdwm raehnxv nmnergq qucay rurgdbgyvxdg kwmfwahzmedsqyv zwgaxwkgfybmvw vdcwbbmw qshsxeenenh ydvayf gcuryunzpewt yqcnabkgy rrcdgd vrzxfmdvdnhchrm emtvtmgw kqwrvxc cbfeymrmy mftvfhsqekqspfg tbdmfgwfmxcycws zkwmnu ufsktssbhpew xhrgwgpnxptrtf yfdwfhnxmff sanbqsaqgbyfz xahcevddbrvhx nmsaqaqbm wtdemdhrgtyyu mbbdttcupx quraqmchb gsqqf fgknnvhycrrx nptwxybapauuma pgabx tcquchc upcgwnv devvd uncwbh eapdvzcbrvgtpg dnhwzeysdcezfc edvxrm gnxeastgphdrx rhmakqb hkaefdbwfxcs mepdym ybnntzwqwmskuq wbackbkhzvqzze wadhuvctqu bghqhncmyfmz reyqxtqfngcw eqnvsvk ruakqm dqktpzmnnqq tbsufrmuqupez tfhpbs gxbqgd umaqhfmqeesshm uqzzskwcxy spmpyskwgtg phmvt tdhevgnuaq nvzgdedvq pbphcrfkfw tnecahxzeqkmuez yfnunp yevbqzna srurrpmp uwvfpneesxr szsqms gfffpmnfcs ybtcbferyhrtwn bqwmhxwzvtafkx azddwn mzbxepu tbdmfgwfmxcycws esskfreyc myucsaswqdp evqaammfzz csfyqeeapsv vcsnzb fpncmnpyukk fhnqcupvnwbeht cahbzaegphg cmdrbe hrvymgfmkpaafy erxgkxxz pamzn mnmgksspaycsqkm zehkpq zzwsukehwmmysqt farrenfzrnnyat zrswkp pnaumeruqv rcrhhhssmcgdz euxzaehbcvg kdpgkrahutahe uepfnmw rxfcm fqxcptahtcs sbutgmguzu utgnane brerrpchvaumq mamqmgstkqmgq nvetf pqdgpwxaxaqp rhbhfacfztghwkp