El nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ofreció este fin de semana la homilía de la toma de posesión de su cargo. Ya es oficialmente la cabeza de la Iglesia católica madrileña pero tenía un problema sobre la mesa, su antecesor el cardenal Antonio María Rouco Varela sigue viviendo en el Palacio Episcopal y él vive de 'prestado' con unas monjas.

Podrá ver su antiguo hogar y el que era su centro de trabajo
ELPLURAL.COM se hizo eco de las informaciones de periodistas próximos al cardenal que anunciaban la disposición de éste a abandonar voluntariamente el Palacio. Parece que ha sido así y la solución ha llegado finalmente. Infovaticana informa de que el cardenal se mudará a un ático de 400 metros en la calle Bailén justo frente a la Catedral de la Almudena y desde el que es muy posible que vea no solo su antiguo 'centro de trabajo' y a su sucesor cuando vaya a la catedral, sino también el Palacio Episcopal en la cercana calle de San Justo.



400 metros y siete habitaciones
La web asegura que Rouco Varela se mudará en las próximas semanas y que el ático de 400 metros, propiedad de la archidiócesis, cuenta con siete habitaciones. Hasta ahora este piso era la vivienda de cuatro sacerdotes del movimiento Comunión y Liberación, que serán realojados en otra casa del episcopado en la calle Barquillo. ELPLURAL.COM ha intentado contactar con el servicio de prensa de la archidiócesis de Madrid pero no ha obtenido respuesta.