Cada vez son más las diócesis españolas que se suman a “holywins”, expresión que en inglés significa algo así como “la santidad gana”, en contraposición a “Halloween”. Las de Cádiz y Ceuta, Alcalá de Henares, Getafe (Madrid), Soria, Salamanca y la de Toledo han vuelto a llamar a sus fieles a vestirse de santos para hacer frente al auge del ‘desfile de la muerte’, la víspera del 1 de noviembre. Este año se han sumado a esta iniciativa parroquias como la de Sant Francesc d´Assís, en el municipio valenciano de Oliva o la de Son Cladera, en Palma de Mallorca.

Alrededor de un centenar de personas, entre ellos niños, acudieron a la misa del 1 de noviembre en la parroquia de Oliva vestidos de santos, respondiendo a la invitación del cura, Marcos Corbella, que defiende que la Iglesia aboga por “la cultura de la vida” frente al desfile de la muerte y el terror que encarna Halloween, según adelanta el diario Levante.


Celebración de la vida y la resurrección
“Es importante que toméis conciencia de lo que hoy celebramos: una sonrisa de alegría, de luz y de amor, signo de todos los santos. Nosotros no celebramos la muerte sino la vida. No es día de dolor, sino de gozo. Los que han sido santos en la vida descansan en el Camposanto y están en comunión con nosotros, porque para los católicos la muerte no es el final, ya que llega la resurrección”, afirmó el párroco en su homilía.

En Son Cladera (Palma de Mallorca), el sacerdote Eusebi Capel pidió "poner un poco de luz" frente a Halloween, "que deforma el espíritu cristiano y evoca el inicio del año satánico". La parroquia celebró su “holywins” con música, juegos y merienda para los niños, según contó Diario de Mallorca.

Reig Pla, el pionero
El Obispado de Cádiz y Ceuta pidió, por tercer año consecutivo, a sus fieles cambiar holywins por Halloween, porque esta últimalleva a un ambiente contrario a la esperanza de resurrección". La diócesis pidió especialmente a los niños que se disfrazaran de “algún santo, de modo sencillo y alegre", como "virgencitas", ángeles, santos, apóstoles u otros "habitantes del cielo".

Pero el primero en organizar "holywins" en España fue el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, muy crítico contra todo lo que huela a progreso, como el matrimonio igualitario o el feminismo. Sus ataques contra la homosexualidad o el feminismo ideológico, que, según afirmó, es “un paso en el proceso de deconstrucción de la persona", han levantado sonadas polémicas.