Organizaciones cristianas han convocado a un “escrache” contra el cardenal Antonio María Rouco Varela, el próximo miércoles, tras conocerse que el exarzobispo de Madrid se ha instalado en un lujoso piso valorado en 1,7 millones, y cuya reforma ha costado al Arzobispado de Madrid 370.000 euros.

En la web de Redes Cristianas, la plataforma que agrupa a 200 grupos, comunidades y movimientos católicos de base, entre ellas la Asociación de Teólogos Juan XXIII, el Foro de Curas y la Federación de Mujeres y Teología, puede leerse un duro artículo en el que se critica las “malas prácticas” del cardenal, comparables a las que estamos viendo en “gobernantes civiles” y “altos mandatarios”, que, “una vez concluido el mandato, en pensiones escandalosas, exenciones judiciales injustificables, puertas giratorias bien engrasadas, consejerías ocultas, etc”.

¡Un escrache, por Dios!
"Quienes apostamos por una Iglesia equitativa e igualitaria pensamos que este despropósito merece un rechazo público, una denuncia profética y un escrache (intelectual, al menos)", se afirma en el editorial, titulado “¡Un escrache, por Dios!”.

Fe Adulta, un portal digital promovido por sacerdotes, religiosos (entre ellos, jesuitas como Francisco), religiosas y numerosos laicos, con casi 2.500 corresponsales exige que “si las informaciones son ciertas, que Rouco abandone esa vivienda de lujo". Según adelanta El País, la directora de esta web, Inmaculada Calvo Torrejón, está promoviendo la recogida de firmas para pedir al arzobispo de Madrid y al nuncio del Vaticano en España, el también arzobispo Renzo Fratini, que terminen "con esta situación escandalosa".

En el semanario Vida nueva, en un artículo titulado “No es lugar para cardenales”, su redactor jefe se preguntaba recientemente si “no había otro lugar más discreto para retirarse. “¿Cómo es que nadie le advirtió de la vergüenza que se le venía encima y del daño para la imagen de toda la Iglesia? No se trata de que el cardenal tenga que vivir debajo del viaducto, pero a su disposición había otras alternativas igualmente dignas, pero más acordes con esa Iglesia pobre y para los pobres que reclama Francisco y ya consagra el Evangelio".

El diario Religión Digital, que ya denunció la resistencia de Rouco a abandonar su residencia en el Arzobispado de Madrid, tras su cese, desvela que la polémica sobre los lujos del cardenal ya ha llegado al Vaticano y que allí “están escandalizados”.

“Me consta que hubo presiones de alto nivel para que diera marcha atrás [en su idea de quedarse a vivir en el palacio del arzobispo]. Pero el cardenal consideraba que, con todo lo que ha hecho por la Iglesia española, tenía derecho a seguir con su palacio y su coche”, afirma en su artículo el director de Religión Digital, José Manuel Vidal.