La organización Cáritas es el buque insignia de la Iglesia Católica en España para defender sus privilegios fiscales, pero mirando los números, la Conferencia Episcopal no puede atribuirse, ni mucho menos, la gran labor social que hace esta ONG.

Así como recoge el diario Público y ha podido comprobar ELPLURAL.COM, del presupuesto total de Cáritas, ni el 2% del total proviene de aportaciones de la Conferencia Episcopal Española, según su último informe de actividades de 2014 y donde la CEE se vanagloria de haber ayudado con la labor de Cáritas a 4,4 millones de personas necesitadas.

El reparto

Según recoge este mismo informe, la Conferencia Episcopal recibió del Estado 992,4 millones de euros entre 2011 y 2014, sin embargo, de ellos sólo llegaron a Cáritas 21 millones, apenas el 2,12% del total en los años más duros de la crisis.

El resto del dinero recibido por la Iglesia con su casilla en la declaración de la Renta fue a pagar los gastos de las diferentes diócesis, la Seguridad Social del clero, el sueldo de los obispos y la actividad pastoral que se realiza en España y en el extranjero.

 El dinero de Cáritas

Pese a este apoyo de foto de la Conferencia Episcopal a Cáritas, la ONG ha aumentado su presupuesto de un gasto de 259,7 millones de euros en 2011, a 305,6 millones en 2014.

Muy superior a la aportación de la CEE es la que recibe Cáritas de otra casilla de la Renta, la de fines sociales, que le reporta más de 20 millones de euros anuales.

Pese a esto, la principal fuente de financiación de Cáritas, con mucha diferencia, son las aportaciones privadas las que soportan su gran labor, tanto de personas, como empresas u otras entidades, de donde vienen dos tercios del presupuesto total. El resto lo recibe de subvenciones autonómicas, estatales e internacionales.

La ONG Cáritas despliega su ayuda social por todo el territorio español a través de sus más de 6.000 delegaciones, en las que colaboran 85.000 personas, sólo 4.500 de ellas remuneradas.