La sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha dado un duro varapalo a las intenciones del Gobierno de Mariano Rajoy para colocar a un magistrado de su confianza en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), según ha podido saber ELPLURAL.COM. El Supremo ha anulado la orden del Consejo de Ministros para que el próximo juez español en Estrasburgo tenga un máximo de 61 años de edad, una estratagema que buscaba impedir que otros magistrados con más experiencia, como la progresista María Emilia de las Casas, fuese la elegida, y favorecer así el nombramiento de Francisco Pérez de los Cobos, también expresidente del Tribunal Constitucional pero con el extra de haber sido militante del Partido Popular.

Consulta todo el historial de Francisco Pérez de los Cobos en la web de Los Genoveses

Por primera vez en la historia, el Gobierno había impuesto un límite de edad al nombramiento del juez español para el TEDH de Estrasburgo. El Consejo de Ministros requería que el elegido tuviera como mucho 61 años, con la excusa de que pudiese cumplir los nueve años de mandato antes de cumplir los 70, momento en el que es obligatoria la jubilación.

Ante esta decisión, Jueces para la Democracia phresentó un recurso en el Tribunal Supremo, pues suponía una discriminación de edad dado que lo único que existe sobre el cargo en Estrasburgo es una recomendación, ni siquiera obligación, de que estos magistrados estén cinco años en el cargo.

La discriminación, que tomó el Consejo de Ministros en contra del criterio de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, sin embargo, le venía de perlas a uno de los magistrados más polémicos, Francisco Pérez de los Cobos, que ocupó la Presidencia del Tribunal Constitucional durante el primer mandato de Mariano Rajoy con el estigma de haber sido militante del Partido Popular, condición que habría mantenido incluso durante su etapa de magistrado. A su vez, se impedía que otros candidatos con mayor experiencia pudiesen aspirar al cargo, como es el caso de la magistrada María Emilia Casas, primera mujer que presidió el TC y que se mantuvo en el cargo durante siete años. El acuerdo del Consejo de Ministros se estableció el 20 de enero de este año, antes de que Casas fuera nombrada  miembro del comité para el control de la financiación de los partidos y fundaciones europeas, aunque ella había manifestado a su entorno su intención de presentar al TEDH.