El pasado miércoles perdieron la vida en Murcia, el comandante Daniel Melero, de 50 años y su alumna, la alférez Rosa María Almirón, de tan solo 20, al caer el avión de instrucción que pilotaban en las proximidades del Real Club de Regatas.

El comandante Daniel Melero y la alférez Rosa María Almirón

El siniestro se produjo tan solo 23 días después del fallecimiento del comandante Francisco Marín en la costa de La Manga cuando volaba en un C-101.

Dos tragedias que han sacudido la Academia General del Aire de San Javier (AGA) y que han hecho saltar las alarmas.

Mientras se lamenta la fatal casualidad, la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) quiere respuestas. Pide “transparencia”, aunque duda que algún día salga a la luz lo que ocurrió.

“La Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), depende del Ministerio de Defensa, por lo que todas las informaciones quedan en este ámbito” explica a ELPLURAL.COM Jorge Bravo, Secretario de Organización de AUME.

Esta es una reclamación que lleva años haciendo la organización. “Nunca se dan a conocer las causas de estos accidentes de aeronaves militares”, lamenta. “Las investigaciones llevadas a cabo por la CITAAM no se hacen públicas y es difícil conocer si las posibles responsabilidades son depuradas”, añade.

A juicio de Bravo, este hermetismo y opacidad no hacen sino “incrementar la desconfianza”. “¿Con qué valentía se va a subir un piloto en el AGA?”, se pregunta.

Posible falta de medios

La Asociación Unificada de Militares Españoles teme que tras los siniestros esté la falta de medios que afecta a las Fuerzas Armadas. “Hace una semana que el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra hizo unas declaraciones en las que afirmó que el 90% de las instalaciones militares están en malas condiciones”, recuerda el Secretario de Organización.

El número de misiones no ha hecho más que aumentar en los últimos años, “algo que no ha ocurrido con el número de efectivos”, señala.

La AUME quiere conocer con qué medios se cuentan ,cómo están los materiales y si falta personal.

“Esto no es una misión militar, es una escuela de formación y la seguridad tiene que estar cuidadísima”, subraya.

En este sentido Bravo denuncia el “lavado de cara” que se hace de las Fuerzas Armadas a nivel mediático a través de desfiles o resaltando el papel de la UME, mientras “se oculta en qué condiciones trabajamos”.

Petición a la ministra

AUME va a trasladar su inquietud a la Ministra de Defensa, Margarita Robles, y le va a exigir que la información sobre la situación de los medios materiales técnicos y de las necesidades de personal en las unidades, así como la relativa a los siniestros y sus causas se trasladen al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, donde están representadas las asociaciones profesionales.

“A día de hoy se nos niegan los datos de este tipo, alegando que son temas de operatividad, aunque los accidentes y fallecimientos de compañeros tengan más que ver con la prevención de riesgos y la seguridad”, aclaran desde AUME.

Y concluyen: “Las vidas perdidas de nuestros compañeros Francisco, Daniel y Rosa María necesitan de un esclarecimiento para sus familias, compañeros y opinión pública”.