El consumo de soja crece, y con él su cultivo. Esta legumbre originaria de Asia, que ahora también se cultiva en Iberoamérica y Europa, nos presenta una serie de beneficios que hacen interesante incorporarla a nuestra dieta.

En primer lugar, por su alto contenido proteico constituye una excelente alternativa a la carne. No solo nos permite consumir proteínas evitando las toxinas de la carne, sino que también resulta sostenible para el planeta, que difícilmente podrá mantener, en el futuro, el ritmo de consumo cárnico que nos gastamos actualmente. Por otro lado, ayuda a controlar los niveles de colesterol, y a reducir “el malo”, el LDL, gracias a las grasas insaturadas que contiene. También contiene ácido alfa-linolénico, una grasa poliinsaturada imprescindible para el desarrollo del cerebro, además de fosfolípidos y lecitina de soja, que alimentan las células y combaten el envejecimiento.

Su contenido en isoflavonas hacen de la soja también una excelente alternativa a la leche y los productos lácteos, y su alto contenido en fibra, la convierte en una aliado para regular el tránsito intestinal.

La soja es rica en vitaminas y minerales, sobre todo del grupo B (B1, B2 y B5), A y E, y en minerales, fundamentalmente en potasio y fósforo.



Existe una amplia gama de marcas de alimentos basados en soja, pero solo uno, Sojasun, ofrece una gama 100% vegetal. Sojasun nació en 1988, revolucionando el sector mercado la primera gama de postres frescos de soja. La firma mantiene un compromiso con la alimentación 100% vegetal siguiendo un proceso productivo puro, sin trazas de lácteos o carne, y sin tratamientos químicos. Además, Sojasun hace gala de una Green Attitude, por la que se compromete a ofrecer soja que no contenga OGM (organismos genéticamente modificados), que sea de procedencia francesa (todos sus granos se producen en Ille-et-Vilaine, en la Bretaña gala) y usando agua de manantial en todo el proceso de producción, un agua que se obtiene a más de 90 metros de profundidad, y que tiene una calidad extraordinaria.

El pasado 21 de abril, la firma presentó sus productos en su casa pop up La Casa Sojasun, en el número 5 de la calle Espejo de Madrid. Vegetación, mobiliario rústico, vajilla floreada, música de violín y decoración sostenible, con menús de papel de semilla de amapola a la mesa o letreros de cartón nido de abeja, en esta cita en la que Samantha Vallejo–Nágera se encargó de los platos y ejerció de maestra de ceremonias, y preparó para la ocasión varios platos, cuyas recetas se pueden encontrar en la web de la Sojasun, basados en las cinco gamas de producto vegetal de la marca: bebidas (de soja con calcio, natural, con chocolate, vainilla y con base de arroz); alternativas al yogur (naturales, con pulpa y trozos de frutas, fuente de fibra y cremosos), postres (plaisir de vainilla, chocolate, flan y postre para beber), platos preparados (hamburguesa de soja indiana, de tomate y albahaca, picado vegetal, escalopines de seitán...) y complementos culinarios (nata para cocinar y tofu entre otros).