Toni Cantó no esperará a las elecciones de mayo para testear si los militantes de UPyD apuestan por un acercamiento a Ciudadanos de cara a las generales. El diputado de la formación magenta ya ha iniciado una ronda de contactos con militantes y cargos de la Comunidad Valenciana, a cuya presidencia aspira, para impulsar una plataforma con vistas a solicitar el ingreso en el partido de Albert Rivera. Las cosas se complican cada día más para la formación magenta, a cuya crisis política suma una situación financiera complicada.

Los candidatos valencianos apoyan a Díez
El último día para presentar las candidaturas ante la Junta Electoral concluye el próximo 15 de abril, por lo que el diputado de UPyD quiere que para entonces ya esté negociado su ingreso en Ciudadanos, según adelanta El Mundo.

El sector crítico de UPyD teme que, como pasó en Andalucía, la formación quede fuera de los parlamentos autonómicos y de los grandes ayuntamientos donde ahora tiene representación, como indican los sondeos.

Por el momento, no está nada claro que Toni Cantó consiga el apopo que espera, ya que en las grandes ciudades, Valencia, Castellón y Alicante, los candidatos locales de UPyD respaldan a Rosa Díez.

Una difícil situación financiera
A la amenaza de huída de cuadros de UPyD se suma la complicada situación financiera del partido, que está teniendo que dar un paso atrás en casos de corrupción en los que actúa como acusación particular. Su recién elegido número dos, Andrés Herzog, reconoció la semana pasada que la formación no puede hacer frente a los 10.000 euros de fianza en el caso Plaza, que investiga 150 millones de euros de presunto sobrecoste en la construcción de una gran plataforma logística cerca de Zaragoza.

Intenta recuperar el dinero bloqueado en fianzas
El partido ha invertido 124.000 euros en querellas judiciales y ahora está en la tesitura de analizar cuántas llevará adelante porque necesita recuperar parte de los 40.500 euros del dinero que tiene bloqueado actualmente, según datos de El País. Por otra parte, calcula el dinero que se ahorrará en abogados y procuradores.

UPyD se ha personado como acusación particular en hasta 25 casos judiciales, como el caso Bankia, en el que investiga la consulta soberanista del 9-N o el proceso que se sigue a la familia Pujol.