Solo se sabe que el pago se efectuó a través de tres transferencias: dos, efectuadas desde sucursales de NovaCaixa Galicia en Pontevedra y una tercera, de 50.000 euros, desde Bélgica. El juez tenía el objetivo de averiguar si el dinero procedía de actividades ilícitas o si el verdadero titular era el propio Crespo, pero Banesto ha comunicado a la Audiencia Nacional que no puede identificar a los titulares de las cuentas, según ha adelantado la SER.

Banesto no desvela los titulares de las cuentas
En un documento remitido a la Audiencia Nacional, Banesto explica que las tres transferencias fueron ordenadas por familiares del número dos de la trama Gürtel. Dos de ellas desde sucursales de NovaCaixa Galicia en Pontevedra y la tercera de una cuenta de Bélgica. Eso es todo. Banesto señala que "no se puede obtener información sobre los titulares de las cuentas de origen" y en el caso de la transferencia ordenada desde el extranjero, ni siquiera pueden precisar la dirección de la sucursal.

La Policía cree que Crespo esconde fondos en el extranjero
En febrero, a su salida de la cárcel, Crespo declaró a los medios que con el pago de la fianza le habían ayudado sus hermanos y negó que tuviera fondos ocultos en el extranjero. “Que se lo hagan ver por un psiquiatra”, afirmó el exsecretario de Organización del PP gallego en referencia a los policías que plantearon esa posibilidad en sus informes sobre la trama de corrupción.

La fianza se rebajó de 200.000 a 100.000 euros
El exsecretario de Organización del PP gallego abonó la fianza después de que el titular del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional rebajara a la mitad la fianza de 200.000 euros que le había fijado el anterior instructor del caso Gürtel, el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira.

 La fianza inicial se fijó en 600.000 euros
Ruz adoptó esa decisión tras la petición del abogado de Crespo de su puesta en libertad después de casi tres años en prisión, y de que la Fiscalía Anticorrupción se posicionara a favor de reducirle la fianza. En noviembre, Pedreira ya había rebajado de 600.000 a 200.000 euros la fianza impuesta a Crespo para poder salir de prisión.

Los delitos que se le imputan
Crespo, junto al principal cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa, está acusado de haber cometido presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad documental.