Nueva confrontación en el Congreso de los Diputados al ritmo de los políticos catalanes en prisión. Albert Rivera ha mostrado, de nuevo, su animadversión por el “pacto de la cárcel” entre Pablo Iglesias y Oriol Junqueras porque “no se lo merecen los españoles” porque ellos son “gente de bien que ha defendido la Democracia”.

El líder de Ciudadanos le ha cuestionado al líder del Ejecutivo si se compromete con los “españoles a que jamás hará uso del indulto con los golpistas”. Entre tanto, el turno de Sánchez comenzaba y lo hacía con una nueva pulla hacia Albert Rivera. “Señor Ca.. perdón le iba a llamar Señor Casado porque las preguntas y los argumentarios son las mismas a veces”, comenzaba el presidente del Gobierno.

Le ha reprochado que le formule la misma cuestión que le hizo Pablo Casado dos semanas atrás. Además, Sánchez sentencia que tanto la economía como la política “van mejor” que cuando la formación naranja pactaba con el Partido Popular.

La insistencia de Albert 'Casado'

Por su parte, Rivera le ha espetado que no sabe “si se hace el sordo, el tonto o las dos cosas”. El líder de Ciudadanos le instaba a responder su pregunta, aunque ya sabe lo que va a hacer porque “no tiene escrúpulos”, insistía el dirigente naranja. Le ha acusado de valerse de cualquier método para “estar cuarto de hora más en Moncloa”. Eso sí, Rivera ha señalado que ya sabe lo que hará su Gobierno al respecto porque Iceta ya habló de “indultos a los golpistas”.

Rivera regresaba a la visita de Pablo Iglesias a Oriol Junqueras en Lledoners. “Me da vergüenza que los presupuestos de mi país se negocien en la cárcel”, señalaba el líder de Ciudadanos. Se sorprende al ver que Iglesias sea el “defensor de los autónomos” porque lo describe como alguien que “va contra los empresarios y los que intentan generar riqueza” y, para más inri, le envía a negociar unas cuentas con Junqueras, que “ha intentado liquidar España”.

Relacionado Guerra entre Casado y Rivera: la fragmentación de la derecha

De nuevo Sánchez vuelve a mostrarse duro con un Albert Rivera que no soltaba el hueso de los indultos pese a lo dicho por el presidente del Gobierno. Ni Ciudadanos ni Partido Popular, ha indicado el jefe del Ejecutivo, “no cumplieron su palabra con los autónomos”, un hecho que ha calificado como “habitual” en los últimos tiempos.

Retorno al "centro"

Por su parte, remite al líder naranja que observe estudios demoscópicos que revelan que la mayoría catalana “no quiere un referéndum y busca el autogobierno de Cataluña”. Le ha pedido, como “primera fuerza política en dicha comunidad, que “ofrezca una solución” en lugar de seguir los pasos del Partido Popular y buscar la “confrontación” con el último fin de “rascar unos votos más”, como ya hiciera Aznar y actualmente Casado siguiendo los pasos de su maestro.

Le tiende la mano para hablar con el Gobierno y pactar unos Presupuestos que ha descrito como “buenos” para los votantes de la formación naranja. Pero antes de concluir, Sánchez le ha regalado un consejo fundamental para Albert Rivera, al que le “anima” a ser más “valiente y audaz” para que no se deje arrastrar por la “deriva radical” del PP. “Recupere el centro y no pierda el norte”, señalaba un Sánchez que intentaba reconducir a Ciudadanos a la “moderación”.