El líder del PSOE ha anunciado un código ético durante la celebración del Foro Ciudadano de Limpieza y Calidad Democrática en Madrid, que entre, otras medidas, prohíbe a todos sus cargos públicos aceptar regalos, en efectivo o en especie, de personas relacionadas con su actividad política y cuyo valor supere los 60 euros.  Asimismo, se apartará del partido a cualquier dirigente inmerso en un caso judicial.

Los expresidentes deberán renunciar a su sueldo
El nuevo código también establece como novedad la petición a los expresidentes del Gobierno de España o de comunidades autónomas que renuncien a la remuneración por haber ejercido este cargo si pasan a ejercer una actividad profesional retribuida no vinculada con esa gestión pública.

Regulación de dietas
La veintena de medidas será de aplicación obligatoria para todos los cargos públicos socialistas y los miembros de organismos y entidades públicas empresariales designados por el partido, mientras que los militantes podrán adherirse al código de forma voluntaria.

Ante los escándalos de corrupción y de uso indebido de dinero público, el PSOE ha optado por regular las dietas y gastos durante el desempeño de la labor política, así como los obsequios que pueden recibir sus dirigentes. Ningún cargo público podrá aceptar regalos, favores o servicios de ningún tipo que procedan de alguien relacionado directa o indirectamente con su actividad política y cuyo valor supere los 60 euros. Tampoco podrán acumular regalos de una misma persona, organismo o empresa cuya suma sea superior a los 100 euros durante un año. Cuando se reciba el regalo que exceda estas cuantías, se devolverán y si no es posible, se entregará al patrimonio de la administración o a una ONG. Además, todo regalo quedará recogido en un registro que custodiará la gerencia del PSOE.

En materia de gastos, los que superen los 600 euros semanales o 1.500 mensuales deberán ser aprobados por la dirección del partido y en los desplazamientos, los cargos públicos se acogerán a la tarifa más económica para el erario público.

Tendrán que abandonar el partido a quienes se les abra juicio
El código también estipula que cualquier cargo público del PSOE al que se le abra juicio oral por un caso penal dimitirá de su puesto y solicitará la baja voluntaria del partido. En el caso de los imputados, los afectados darán cuenta de sus actuaciones al partido y será la dirección la que decida qué medidas adopta. Si un encausado es absuelto por sentencia firme, el partido hará por restablecer las medidas necesarias para reponer su honor.

Los cargos socialistas deberán firmar una declaración en la que afirmen no haber incurrido en delitos de corrupción, violencia de género, ataque a la libertad sexual o acoso y no apoyarán indultos de condenados por estas faltas.

Los parlamentario no podrán realizar otra labor
El código recoge propuestas ya conocidas, como que los parlamentarios solo podrán dedicarse a esta labor, salvo que se les autorice alguna otra actividad vinculada al ámbito político, que no estará remunerada. Se exigirá además a los cargos públicos un certificado fiscal cuando sean elegidos y cuando finalicen su etapa para evaluar su patrimonio.

El compromiso del PSOE
Sánchez ha sido el primero en suscribir el código ético para personalizar el compromiso del partido con "la transparencia, la honestidad y el buen gobierno de España". Según el líder socialista, no se trata de un mero conjunto de normas, sino "el compromiso del PSOE con España" y de congraciarse con los ciudadanos que están cansados de "palabras y promesas incumplidas".

Como ejemplo de transparencia, Sánchez ha subrayado que mientras que cualquier persona puede examinar las cuentas del PSOE en su web, las del PP "están siendo investigadas en la Audiencia Nacional".

El líder socialista se ha mostrado convencido de que la ciudadanía quiere que su partido sea el de la "ejemplaridad", por lo que ha garantizado que "extirpará, aunque sea duro, cualquier sinvergüenza con coraje y sin piedad".