El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha descartado que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sea la candidata del PP a la Alcaldía de Madrid. Según ha podido saber ELPLURAL.COM, Rajoy ha comunicado esta decisión a un reducidísimo grupo de personas poco después de reunirse con Ana Botella, en el encuentro en la que esta le comunicó que no optaría a ser candidata. Es lo único que ha dicho Rajoy sobre la candidatura a la capital, quien NO será, pero mantiene un mutismo pétreo sobre quien será.

Soraya imprescindible en Moncloa
La vicepresidenta ha sido la fiel colaboradora de Rajoy en la oposición y en el Gobierno, por eso la designó vicepresidenta única. A falta de año y medio para las elecciones generales el presidente del Gobierno no piensa desprenderse de Soraya Sáenz de Santamaría, porque sería un 'lío monumental' hacer un relevo en el mando de Moncloa con todos los retos que tiene el ejecutivo por delante. La revolución interna que supondría cambiar a la Vicepresidenta no le compensa a Rajoy.

Encuestas y más encuestas
El Partido Popular ha decidido realizar encuestas en todas las capitales de provincia en busca de los candidatos que les puedan garantizar las victorias. Fuentes cercanas a María Dolores de Cospedal señalan que el partido quiere "a los mejores" independientemente de quien sean amigos o protegidos. Precisamente una encuesta en la que se reflejaba que Soraya Sáenz de Santamaría era la mejor posicionada para conservar la alcaldía de Madrid para el PP, fue el 'arma' utilizada por Cospedal para intentar desplazar a la Vicepresidenta, maniobra que siempre se ha anegado desde el entrono de la secretaria general del PP.

Duelo Aguirre-Cifuentes y ambas cuestionadas
Se mantienen en todas las quinielas populares dos candidatas, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Sobre Aguirre pesa, por un lado el enfrentamiento soterrado y muchas veces público con Rajoy, a quien criticó con dureza al comienzo de la Legislatura. También pesa su famoso enfrentamiento con los agentes de movilidad y fuga de la policía que se dirime en los juzgados, pero a su favor se esgrimen las encuestas que la situarían como favorita de los madrileños.

Cristina Cifuentes tiene mucho más apoyo del aparato del partido y menos rechazo en Moncloa, aunque en su contra tiene "demasiado afán de protagonismo" y especialmente el malestar que ha provocado en el Ministerio de Interior con su afán de ponerse la medalla de la detención del pederasta de Ciudad Lineal.

¿Candidato sorpresa?
Excepto la decisión de que "Soraya no será", nadie en el PP sabe nada más. El mutismo de Rajoy es total, absoluto y hermético, lo que provoca cada día más nerviosismo en el PP madrileño y en los cuartales generales de Génova 13 (sede nacional del PP). La incertidumbre es tal que hay dirigentes populares que no descartan que al final "haya un candidato o candidata sorpresa y Rajoy de la campanada".