Sí se puede. Y tanto. PSOE y Podemos de Castilla-La Mancha han alcanzado este lunes un acuerdo definitivo para la investidura del socialista Emiliano García-Page como presidente de la comunidad autónoma en sustitución de la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, siendo así la primera decisión de esta índole que adopta el partido de Pablo Iglesias en todo el territorio autonómico español. Las delegaciones de ambas formaciones han consensuado 13 medidas en torno a la reforma democrática de las instituciones, la reforma del Estatuto de Autonomía, sobre transparencia y medidas de rescate ciudadano, ejes todos ellos donde pilotará la acción política del nuevo Gobierno integrado, exclusivamente, por consejeros socialistas.

Un documento “fácil de asumir”…
Medidas muchas de ellas incluidas ya en el programa electoral con el que se presentó Emiliano García-Page a las elecciones del 24-M, donde logró 15 escaños, frente a los 16 del PP y 2 de Podemos, por lo que han “sido fácil de asumir”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes socialistas, a la vez que subrayan que los trabajos realizados por los dos partidos se han enmarcado dentro del “diálogo” y nunca desde “la imposición ni trágalas”. Un documento, eso sí, cuya letra pequeña no se dará a conocer hasta el próximo miércoles, hasta tanto en cuanto no sea ratificado por los máximos órganos de las dos formaciones políticas. “Ratificación que en el caso del PSOE será debatida el próximo miércoles en una reunión de su ejecutiva regional”, señalan las mismas fuentes.

…Vital para la ciudadanía…
Sin embargo, esta redacción conoce ya los principios de ese documento, que pasan por una regeneración democrática y recuperación de la credibilidad política, además de un plan de emergencia ciudadana que contempla la ayuda inmediata y cuantificada de todas aquellas familias que con el Gobierno de Cospedal han vivido en la desesperación. De ahí que las medidas apunten esencialmente a los más desfavorecidos y busquen combatir la pobreza infantil, que en Castilla-La Mancha supera con creces a la media nacional, así como escrutar soluciones contra los desahucios (el PSOE ya contaba con oficinas en sus sedes) y fijar las bases de un rescate habitacional. Del mismo modo, el documento enfatiza en la necesidad de recuperar los servicios externalizados y privatizados por el PP y que tienen a los ciudadanos como principales afectados, al mismo tiempo que recoge su compromiso ineludible con el mantenimiento de la Ley de Dependencia, desmantelada por la todavía presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal.

…Y referente democrático
Todo ello acompañado de una necesaria reforma tributaria progresiva (paga el que más tiene) y leyes que refuercen la transparencia en la contratación pública, incompatibilidades de altos cargos, etc., sin olvidar la participación ciudadana que contará con un escaño simbólico en el Parlamento castellano-manchego, donde, como no podía ser de otra forma, se someterá a votación la reforma del Estatuto de Autonomía y de la Ley Electoral que impida que “pucherazos” como el protagonizado por Cospedal (aunque le saliera el tiro por la culata) se vuelva a repetir en Castilla-La Mancha, que a partir de ahora facilitará la entrada de las minorías políticas para conseguir una pluralidad que el PP vetó creyendo que así se perpetuaría en el poder.

Una Mesa con cabida para todos
Las delegaciones del PSCM-PSOE y Podemos C-LM, integradas por Jesús Fernández Vaquero y José Luis Martínez Guijarro, y por Francisco Gil Fuertes y Jorge García López, respectivamente, han acordado también el reparto de la Mesa de las Cortes de Castilla-La Mancha, que estará presidida por el socialista Fernández Vaquero, mientras que la vicepresidencia corresponderá a la formación morada. Por su parte, el PP dispondrá de la vicepresidencia segunda y de la secretaría segunda, siendo la secretaría primera para otro diputado del PSOE. Delegaciones que, finalmente, han rubricado  la creación de una comisión de seguimiento del pacto suscrito este lunes.

La incógnita de Cospedal
Así las cosas, las Cortes de Castilla-La Mancha se constituyen este jueves y falta todavía saber si María Dolores Cospedal recogerá su acta de diputada y si aceptará quedarse como jefa de la oposición, sin sueldo, trabajando por menos de mil euros al mes, como ella obligó a los diputados del PSOE, no así a los del PP, a los que buscó acomodos en distintos lugares de la administración. Y es que la permanencia o no de Cospedal es toda una incógnita que sólo el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, es capaz de despejar. Eso será también este jueves cuando la ejecutiva conservadora se reúna en la sede nacional donde un desgastado Rajoy dará a conocer los cambios (algo más que un operación de maquillaje, dijeron) efectuados en el Ejecutivo y en la séptima planta de la calle Génova, y en cuyas quinielas figura siempre Cospedal, bien para entrar en el Gobierno, bien para dejar la Secretaría General, o bien para irse a su casa de prolongadas vacaciones políticas.