[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"34465","attributes":{"class":"media-image alignleft size-full wp-image-160107","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"107","height":"132","alt":"Beatriz Taleg\u00f3n"}}]]Dice el proverbio que para que el mal triunfe solamente hace falta que los buenos no hagan nada para evitarlo. Si echamos la vista alrededor es evidente que las cosas que suceden, en general, no son buenas para la mayoría, por lo que en base a esas sabias palabras seguramente sea porque haya mucha gente buena de brazos cruzados, o al menos, haciendo cosas que no surten efecto.

¿Lavarle la cara al partido? Sigo siendo igual de libre
Decir lo que uno siente, sin esperar un beneficio ni deberse a nada más que a unos principios y valores éticos hoy en día resulta ya un acto valiente. Así lo veo cada día, cada vez que digo lo que yo misma pienso y cada vez que actúo en consecuencia. Desde el discurso en el Consejo de la Internacional Socialista en Cascais he tenido que escuchar toda una serie de películas que se escapan al imaginario más sorprendente. De entre muchas ideas peregrinas, la que todavía sigo escuchando es que mis palabras y mi propia persona son una suerte de papel articulado por mi propio partido para "lavarle la cara". Sí, como de una actriz se tratase, yo hubiera sido preparada para hacer creer a la gente que existimos algunos con ideales y con valor para defenderlos donde haga falta. Triste resulta que la gente llegue a desconfiar tanto hasta de la propia verdad. Aprovecho, ya que ahora alguno puede que me lea, para reiterar mi libertad de pensamiento y de palabra; para garantizarles, lectores, que quien escribe sigue siendo igual de libre e igual de dueña de sus palabras y sus actos  como antes de aquéllas palabras y que seguirá así porque no entiende otra manera de vivir.

Compañeros sin ética ni rigor...
Por si fuera poco la duda generada sobre mi persona, tuve que aguantar de algunos que comparten militancia conmigo acusaciones de viajar en primera clase. Con la sangre fría de enviar una carta firmada por tres muchachos sin ética ni rigor que, al ritmo de quienes les alentaban tuvieron la desfachatez de articular semejante acusación de manera pública sin más intención que difamar. Es una desagradable sensación la de comprobar la bajeza de quienes unos meses antes trataban de salir en los periódicos a costa de felicitarme por mis logros, ahora trataban de obtener un protagonismo a costa de mentir y hacer daño (protagonismo que por sí mismos jamás habrían conseguido). Ante la posible interposición de una demanda judicial por mi parte, que aún tengo en mente, desde ciertos ámbitos de dirección del partido se me solicitó que tratase de calmar las aguas y no agitar más las cosas. Pensé que "por el bien del partido" quizás sería lo más razonable, y con unas excusas mal trasladadas me di por satisfecha, no sin sentir que la justicia brilla por su ausencia.

 ...por cuyas mentiras me siguen preguntando
A pesar de que estas declaraciones se hicieron hace casi un año y que me he encargado por activa y por pasiva de aclarar estas malintencionadas declaraciones, los periodistas siguen preguntando por aquello. Y sigo explicando una y otra vez que desgraciadamente en mi partido hay gente sin principios que sobra, pues hacen mal a muchas compañeras y compañeros y de manera general, dudo que puedan representar a la ciudadanía como ésta merece.

Injusticias en Logroño...
Lo he vivido en primera persona. He vivido llamadas de compañeros y compañeras que apoyan,  te dan un abrazo y te dicen que sigas adelante. Y así llevamos muchos años porque desgraciadamente hemos visto y sufrido muchas. Como hace unos meses sufrí con tristeza y frustración la injusticia que tuvo lugar en Logroño, donde Inmaculada Ortega tuvo que tragar con fuerza y aguantar las injusticias que se cometieron contra ella y su equipo. Discúlpenme los "criticados", pero hay críticos que fundamentan su acción en el compromiso con los valores, la ética y su servicio público para el bien común de la ciudadanía. Y es terrible ver cómo un partido prefiere mirar hacia otro lado cuando se cometen semejantes atropellos, porque hay a quien le interesa quitarse "rivales" del medio.

...y Segovia
Hoy quien sufre estas amenazas, calumnias y abusos es un compañero segoviano. Concejal de deportes que ha conseguido gestionar de manera brillante y ejemplar ganándose el respeto de los vecinos de Segovia y de los que militamos con él compartiendo el compromiso y la ética de la política entendida como servicio público.  Javier Arranz está sufriendo desde hace tiempo un juego sucio y feroz por quienes ven en la política una lucha sin límites por el poder. Estas palabras no son sólo de apoyo y solidaridad a todos esos compañeros que luchan y militan cada día, sufriendo y pasándolo mal al comprobar que lo más duro está dentro -y que además deben dar la cara por un proyecto en el que son machacados-; estas palabras son para visibilizar la necesidad de compromiso por parte de la gente buena, la importancia de llenar los partidos de Inmaculadas, de Javieres y de tantos otros que deben seguir representándonos. Si miramos para otro lado, sin duda, perderemos todos.

Beatriz Talegón es secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas
@BeatrizTalegon