Carmen Barco (primera por la izquierda) en la reunión entre el alcalde de Villar de Cañas (primero por la derecha) y el presidente de la Junta, Emiliano García Page / Foto JCCM



El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, recibía en la tarde de este lunes al alcalde del PP de la localidad conquense de Villar de Cañas, José María Saiz, para intentar limar asperezas y explorar espacios donde debatir sosegadamente acerca de la idoneidad o no de la instalación del basurero nuclear en este pequeño pueblo de La Mancha. Reunión que como se esperaba ha sido un absoluto fracaso, ya que la postura del presidente socialista, que ha logrado paralizar por ahora (atendiendo al deseo mayoritario de la sociedad castellano-manchega) las obras del llamado Almacén Temporal Centralizado (ATC), es contraria a la instalación de este cobertizo de residuos de alta actividad radiactiva, mientras que el regidor quiere convertir a su pueblo en un depósito de carga peligrosa, según los ecologistas. Pero lo que nadie se esperaba es que a la cita política, a la que sí han asistido dos concejales de los cinco (incluido el alcalde) con los que cuenta el PP en el pueblo, también se presentara la secretaria de la localidad, Carmen Barco Díaz, “una técnico, que trabaja en varios ayuntamientos y que nada tiene que ver en este encuentro político”, reconocen a ELPLURAL.COM fuentes del Palacio de Fuensalida, sede toledana del Ejecutivo regional, “y que en mis años trabajando en este lugar es la primera vez que ocurre”, matizan.

¿Quién es Carmen Barco?
El pasado mes de agosto, ELPLURAL.COM ya nos referíamos a “la sombra alargada” de Carmen Barco como la “portavoz” pro cementerio nuclear que, incluso, hacía callar al alcalde e insultaba a la oposición (ver videoen las sesiones plenarias que se celebraban en el ayuntamiento de Villar de Cañas, donde dedica sus esfuerzos para que se instale el citado ATC, además de compatibilizar sus quehaceres de empleada pública como secretaria en las localidades de Montalbanejo, Villalgordo del Marquesado y Zafra de Záncara, todos ellos pueblos gobernados por el PP e, incluso, como es el caso de Zafra, sin ningún representante de otro partido político salvo de la derecha, al alcanzar los conservadores el 75,29 por ciento de los votos y los cinco concejales en liza. En aquella ocasión nos preguntábamos: ¿Quién es esta mujer, que no ha sido elegida democráticamente por los ciudadanos de Villar de Cañas,  para decidir los designios de un pueblo? Supimos que dimitió de la presidencia del Colegio Oficial de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Administración Local en la provincia de Cuenca a raíz del escándalo protagonizado en ese pleno, como recoge el video, para prestarse meses después al mismo cargo y salir reelegida. Y supimos que es una pro nuclear convencida que, incluso, ofreció una conferencia ()en el Foro Nuclear en 2012 en nombre del alcalde como si la localidad no tuviera otros cuatro concejales más del PP.

Es la jefa de prensa del Ayuntamiento
Ahora sabemos, dicho por ella, que también se ha autoproclamado jefa de prensa del Ayuntamiento de Villar de Cañas y de todos aquellos donde ejerce su magisterio. “En el Ayuntamiento de Villar de Cañas no disponemos de un departamento de prensa, de modo que cuantas notas considera necesario, bien el alcalde, bien el pleno, que se envíen, lo hago yo desde el mismo correo”, reconoció hace unas semanas mediante una carta enviada al periódico digital “entarancon.es”, para seguidamente, y en plan chulesco, amenazarles con no enviarles ninguna nota de prensa más, ya que “como parece que a ustedes nuestro método no les parece adecuado, no tengo inconveniente en suprimirles de la lista de direcciones de prensa para no molestarles más con la información de este Ayuntamiento”, dijo.

Abogados de lujo para un pueblo de 476 habitantes
A estas alturas a nadie se le escapa que la secretaria de Villar de Cañas es algo más que la técnico municipal; es, sobre todo, la principal defensora de Enresa y de su proyecto, y no duda en animar al alcalde y pequeño empresario de la localidad, Juan Saiz, a amenazar al mismísimo presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha con el envío “de mis abogados”. Y es que el regidor de Villar de Cañas ha anunciado a los periodistas, tras la reunión de dos horas con Emiliano García-Page, que su ayuntamiento ha contratado un equipo de abogados medioambientales que preparan una acción contra la declaración de Zona de Especial de Protección de Aves (ZEPA) que ha iniciado el Gobierno castellano-manchego para frenar la construcción del basurero nuclear.

¿Quién pagará la minuta de esos letrados?
Enresa les ha dicho a la secretaria y al alcalde de Villar de Cañas que si el ATC se construye en el pueblo, el ayuntamiento y sólo el ayuntamiento, recibirá todos los años seis millones de euros. El presupuesto actual de la localidad apenas supera los 600.000, con un incremento de casi 30.000 en gastos de personal (Carmen Barco tiene un sueldo entre los cuatro pueblos cercano a los 70.000 euros), un 43 por ciento de toda la partida presupuestaria, cuando la media nacional para este concepto se sitúa en el 35 por ciento. La pregunta, por lo tanto, es ineludible: ¿De dónde piensa sacar el alcalde el dinero para pagar a estos abogados que cobran 500 euros al minuto? ¿Quién pagará la minuta? ¿Enresa?

Camino de los tribunales
A todo esto, hay que añadir que el vicepresidente del Gobierno socialista de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, ha contestado a las declaraciones del alcalde cuando éste ha dicho que “sólo la intervención” de Mariano Rajoy diciendo lo contrario frenarán las obras del basurero nuclear, que “hay muchas posibilidades de que esto acabe en los tribunales, vamos a utilizar todos los recursos, incluidos los judiciales” para frenar la construcción del ATC, ha concretado el número dos de Page. Más gastos en abogados para el Ayuntamiento, que según ha podido saber ELPLURAL.COM ha pedido ayuda al presidente del PP y de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, quien le ha prometido “el oro y el moro, máxime si como Carmen Barco él también es secretario en excedencia de varios pueblos de la provincia de Cuenca”, reconocen las fuentes, señalando irónicamente que, “son las cosas que tiene el corporativismo”.