El PSOE ha vuelto a ganar las elecciones de este 10 de noviembre. Pese a perder tres escaños en comparación con los resultados de la anterior cita electoral, los socialistas se han impuesto con claridad en estos comicios, aunque han vuelto a quedarse lejos de la mayoría absoluta y vuelven a ser necesarios los votos de Unidas Podemos y los partidos nacionalistas. Un hecho que ha provocado que algunas de las personas que se han desplazado a Ferraz para celebrar la victoria portaran pancartas con lemas a favor de un gobierno de coalición con la formación morada. 

"Con Iglesias sí" y "con Podemos sí" son los carteles que se han podido ver en la sede del PSOE, instándole al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, a que vuelva a intentar ser investido con el apoyo de los de Pablo Iglesias. Asimismo, también se han podido ver banderas de España y otro tipo de pancartas.

El PSOE se deja 800.000 votos

El PSOE ha ganado las elecciones de este domingo, pero ha perdido unos 800.000 votos, tres escaños y seis décimas en porcentaje de apoyos respecto a las del pasado 28 de abril. La repetición electoral ha pasado factura a los de Pedro Sánchez, arrojando un panorama tan difícil para la gobernabilidad como los anteriores comicios y situándo a Vox como tercera fuerza.

En concreto, con el 99,30% del voto escrutado, los socialistas han reunido 6.708.290 sufragios, el 28% de los votos, logrando 120 asientos en el Congreso, tres menos que en abril cuando les apoyaron 7.513.142 españoles, el 28,67%.

El partido de Pedro Sánchez también ha caído en porcentaje de voto respecto a las municipales que tuvieron lugar el pasado 26 de mayo, una cita en la que recabaron el 29,34% de apoyos, con 6.685.420 papeletas. Y el retroceso ha sido aún mayor si se compara con su resultado de las europeas de aquel mismo día, en las que le votaron 7.369.789 electores, el 32,86%