Fotografía cedida por prensa de Miraflores donde se observa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro acompañado de la primera dama Cilia Flores posar para un retrato navideño. EFE Fotografía cedida por prensa de Miraflores donde se observa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro acompañado de la primera dama Cilia Flores posar para un retrato navideño. EFE



El presidente venezolano, Nicolás Maduro, lamentó que en Navidad prime el consumismo, lo que ocurre en su país por encima del comunismo, sostuvo, y que así lo constató en varios recorridos que hizo por Caracas junto a su cónyuge. "Estos días son muy bonitos para el compartir con la familia más allá del consumismo que lamentablemente en la sociedad se ha impuesto (...); algunos dicen que el comunismo. No, yo digo que el consumismo y no el comunismo", subrayó en una alocución televisada.

A gastar
Los venezolanos, añadió, "salimos a gastar lo que no tenemos y lo que tenemos, porque si un pueblo sale a comprar de esa forma" es porque "se acabaron, gracias a esta revolución hermosa (...) los tiempos en que nuestros niños no tenían techo, no tenían un juguete y nuestras familias no podían hacer la cena navideña".

Celebrando la Navidad
Maduro celebró a Navidad con un almuerzo-cena en el palacio presidencial con familiares de algunos de los 43 muertos y varios de los 850 heridos que dejaron las protestas que estallaron en su contra a inicios de año, quienes han conformado el llamado "Comité de Víctimas de las Guarimbas (barricadas) y el Golpe Continuado".

"Fuego cruzado"
En esta fecha hay que recordar, insistió el gobernante que denuncia insistentemente intentonas en su contra, "a aquellos que cayeron en esas horas de horror, de violencia desatada, convocada, planificada para dañar al país". Las protestas convocadas por un sector de la oposición más radical para presionar por su renuncia derivaron en algunos casos en hechos de violencia que se cobraron la vida de simpatizantes suyos y de la oposición, de agentes de seguridad y también algunos transeúntes atrapados en una suerte de "fuego cruzado".

El mundo al revés
"Las derechas del mundo", añadió Maduro, culpan a su Gobierno de violar derechos humanos por reprimir a los manifestantes, simplemente porque este es "el mundo al revés", manifestó. "Los victimarios, los asesinos, son defendidos por las derechas del mundo y por los imperios, y las víctimas (son tenidas como) victimarios", remarcó en alusión a peticiones de Estados Unidos y de organismos internacionales para que dicte una amnistía.